Rafael Calzada Vázquez
Rafael Calzada Vázquez

¡No debe haber un gobierno rico con un pueblo pobre!,  ¡Los (chicos malos de la delincuencia) son niños de pecho para los de la mafia en el poder!, ¡Vamos a acabar con la corrupción!  Con éstos y otros epítetos describió el señor López, para el ávido público que lo escuchó por dieciocho años,  en las plazas de ciudades y cabeceras municipales de todo el país a sus contrincantes que se aferraron al poder, como las cochinillas a la humedad.

Su estilo de vida discreto y modesto hizo pensar que la austeridad era un concepto equiparable al de “Por el bien de todos primero los pobres”, que el reparto de los beneficios se hará “desde abajo  y para todos”.

Se sobreentendió por los emisores de las opiniones publicadas que nutren el criterio de la opinión pública (en caso de que ésta exista) que la vanidad, soberbia, presunción y el glamur no serían parte de la política obradorista, no cabrían en su esquema ni el vedetismo ni las conductas superfluas y frívolas. Y ahora que la boda de uno de los muchos colaboradores del presidente electo fue publicada en una revista de sociales, de la gente fifí. Existe una gran ola de indignación entre muchos periodistas, casi todos ubicados en la derecha, nacionales y extranjeros, que, muchos de ellos, han sido señalados en múltiples ocasiones de chayoteros y de algunos que presumiblemente de buena fe cayeron en el garlito.

Pecado capital. ¿Cómo va a tener un colaborador de Andrés Manuel una boda tan ostentosa?  ¿Qué pasó entonces con la austeridad republicana del próximo gobierno?

Dicen que el Señor López, perdió toda su credibilidad y que el próximo gobierno será un fiasco.

Que son unos incongruentes, porque predican una cosa y practican otra.

He revisado algunas decenas de notas periodísticas críticas, casi todas, donde acusan al próximo presidente y líder real en funciones, de incongruente y doble moral.

Incluso hay quienes comparan el episodio de la Casa Blanca de Peña Nieto, con la boda de César Yáñez. Así de burdos.

La aristocracia en el entorno Juarista. Dijo la revista hebdomadaria Proceso.

Falta hacer unas pequeñas precisiones de gran importancia:

1.- Ni Andrés Manuel es dignatario, ni oficial, ni todavía presidente de la República y por tanto;

2.- César Yáñez no es funcionario ni encargado de asunto público alguno y;

3.- No hay ningún señalamiento de presencia de recursos públicos en el evento.

4.- Sí. Son personajes públicos.

¿Sólo por eso deben ajustarse el cinturón y andar en Tsuru también los simpatizantes y colaboradores de Andrés Manuel, para no restarle credibilidad? Eso es lo que proponen con sus críticas las “grandes plumas” de las editoriales de los diarios nacionales más conocidos.  Qué ridículos y qué obtusos.

En qué poca agua se ahogan.  No reclaman que su presidente actual y el anterior y el anterior, viajaron y vivieron con familias y séquitos, a cuerpo de rey.  La incongruencia viene de los que ahora ven la paja en el ojo de César Yáñez y no han querido ver la viga en el ojo de su patrón, ni del actual ni de los anteriores.

No hay duda que unas son las incongruencias y otras son las conveniencias.   A periodistas como Gómez Leyva, Gilga y Joaquín López, se les entiende porque se perciben como parte del entramado de comunicación social del régimen. Sus conveniencias están en eso. En Zacatecas hay muchas más cosas de que preocuparse respecto al próximo gobierno. Por ejemplo si los diputados federales serán capaces de incrementar sustancialmente el presupuesto que a Zacatecas le corresponde en justicia. O si en el próximo gobierno estaremos incluidos en los beneficios en la misma calidad que otras entidades.

rcalzadav@gmail.com


Nuestros lectores comentan

  1. Ustedes los periodistas siempre hablaran bien o mal según les paguen, harán escándalo por cosas sin importancia y dejando de lado las que realmente aportan a la sociedad por esta muchas razones más la gente optamos por otro tipo de periódicos o artículos, tal vez no comprenden que estamos cansados de que el pueblo siempre pague los platos rotos o los caprichos de la clase política, solo el tiempo diera si se lograron los objetivos o no… por gente como ustedes el pueblo no avanza al contrario se hunde más…

  2. jose guadalupe martinez nuñez

    El criterio de esos comentarios sobre la boda no es mas que la desesperación por denostar a un régimen naciente con la plena convicción de cambiar la situación en la que nos encontramos.

  3. A pesar de que efectivamente aún no toman posesión en el gobierno, y que esto sea algo frívolo, debe usted admitir que dentro de estas “banalidades” se expresa también la incongruencia. las revistas de espectáculos que llenan sus páginas mostrando lujos pagados por personas que han sido titulares de puestos del servicio público, continúan, cambiando sólo el partido político de los protagonistas. Esto no es congruencia, y por supuesto que refleja la idiosincrasia de quienes estarán a partir de diciembre gobernando nuestro país. ¿Es esta la línea ideológica que prometieron en la campaña y por la cual les brindamos el voto? No lo es.