Adolfo Dávila
Adolfo Dávila

LAS QUIEBRAS MUNICIPALES

El Municipio está en quiebra financiera, y ahora ¿qué sigue?

Hasta hoy el primer municipio que se declara en quiebra, y eso de que se declara pues es públicamente que no técnicamente, es Villanueva, en voz de la tesorera municipal la situación es crítica y aparte de los malos manejos, desviaciones presupuestales, gastos sin comprobar, adeudos de nómina y lo que se quieran imaginar, está también la restricción a que pidan dinero prestado al sistema financiero mexicano, ya que según la Ley de Disciplina Financiera, pues estarían en semáforo rojo, no sé si exista, pero yo diría rojo fuerte o subido, o enchilado dicen los de mi rancho.

Esta compleja situación de Villanueva, me hace suponer que ya se acercaron al Gobierno del Estado, propiamente a la Secretaría de Finanzas, y supongo que esta última por conducto de su titular o de algún funcionario encargado de atender a municipios, cuando mucho, y enfatizo, cuando mucho, les pudieron ofrecer algún adelanto de participaciones, que no es más que patear el balón hacia adelante como muchos lo están haciendo ahora mismo.  Es decir, te presto, pero tienes que pagar, y es donde radica el principal problema, lo que se pide se paga, no hay dadivas, no hay fondito de ayudas, no hay más.

Presidentes, no hay ni habrá y ni esperen rescates financieros, habrá adelanto de participaciones pagaderos con Fondo IV, así le dicen al fondo que reciben todos los municipios para hacer frente al pago de pasivos y a la seguridad pública principalmente, y que lamentablemente termina convertido en gasto corriente.

Los ayuntamientos seguido mencionan y hacen alarde de su autonomía, cuando así les conviene son autónomos e independientes, pero en cuanto se les acaba el dinero recurren al Gobierno del Estado para que les preste o les ayude, y algunos Presidentes van hasta a México para pedir al Gobierno Federal los mismo, apoyo, ¿con que te ayudo? le dijo un Secretario de Estado a un Presidente Municipal, y este último clamó “con lo que sea Secretario, con lo que sea”.  Quiero imaginar a un hijo mayor de edad que vive en la casa de los papás y les dice que quiere su independencia, se va de la casa, renta un departamento caro que no puede pagar, y contrata servicios para los que no tiene dinero, además contrata una señora para que le haga la limpieza del departamento, al cabo de una semana el muchacho regresa con los papás a pedirles dinero porque no tiene con qué pagar todos los compromisos que se echó encima.

No encuentro visos de solución a estos problemas de nuestros municipios, una cantidad mayor se irá sumando a los municipios que, como Villanueva, se declaren en quiebra, y nada se puede hacer, no puedes rescatar a unos y a otros no, y los que han hecho administraciones responsables se quedan sin ayudas, sin apoyos, y si rescatas a algunos es premiar su desorden, su autonomía mal entendida los ha llevado a multiplicar los problemas.

En pleno siglo XXI tenemos municipios gobernados como si fuera la época de las cavernas, con un desorden que no se puede creer, ojalá estemos en el escenario de que los que han abusado del cargo y de los recursos públicos finalmente paguen las consecuencias de sus actos, ya no podemos seguir soportando la irresponsabilidad de los malos gobernantes, nos afecta a usted y a mí, es en detrimento de los servicios públicos, la seguridad y las obras públicas que todos los ciudadanos que pagamos impuestos debemos recibir a cabalidad.  Para nuestro pesar vienen más quiebras, estoy muy seguro. Triste, pero cierto.

 

adhfito@hotmail.com


Nuestros lectores comentan

  1. Estimado Maestro Fito: Las potestades tributarias relevantes, las tiene el gobierno federal, luego el gobierno del estado y muy poca capacidad tributaria y de recaudación los municipios. Ese es el meollo, por eso es que los municipios sin dinero de los otros niveles de gobierno no sobreviviría, por el ninguneo a su importancia en el esquema de la presidencia imperial. Además por supuesto del exceso en el gasto corriente, especialmente por la nómina, como ya se ha visto. Pero reitero el meollo son las potestades tributarias.