ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.-Tocó el turno del secretario de Obras Públicas, Jorge Luis Pedroza Ochoa, de comparecer ante la Legislatura, en la glosa por el segundo informe de gobierno de Alejandro Tello Cristerna. A pesar de los reiterados cuestionamientos sobre destinos de recursos, como del impuesto de infraestructura, el funcionario no aclaró las dudas de los diputados.

En la comparecencia, que inició con un retraso de una hora, las bancadas se dividieron en opiniones sobre el desempeño de esta dependencia. Entre los reclamos destacaron la falta de apoyo para infraestructura en todos los municipios, al observarse beneficios sólo en la capital y Guadalupe.

Los diputados demandaron que se beneficie a trabajadores y contratistas, pues aseguraron que éstos han manifestado que se les brindan pocas oportunidades, se les cancelan proyectos y que nuevamente hay constructores “privilegiados”.

Además, los legisladores refirieron que otros reclamos son porque, en múltiples ocasiones, las licitaciones han resultado a favor de constructoras de otras entidades del país, y que siendo foráneas, siguen operando con membretes locales.

Al respecto, el funcionario aseguró que la Secretaría de Obras Públicas (Secop) se ha conducido con transparencia. Informó que, de septiembre de 2017 a la fecha, la dependencia ha puesto en operación 200 obras públicas, con una inversión de más de 600 millones de pesos, en espacios educativos, recreativos, deportivos, hidráulicos y de seguridad, así como en la rehabilitación de carreteras y caminos rurales.

Entre las obras destacadas de este gobierno, mencionó los dos pasos inferiores de la avenida Pedro Coronel y la remodelación del estadio Carlos Vega Villalba.

Pese a las obras mencionadas por Pedroza Ochoa, los diputados demandaron que las obras públicas realizadas se han caracterizado por ser “caras, mal hechas y tardías”, pues tan sólo en el ámbito carretero se tiene deficiencia en las vías de comunicación, además que sus condiciones requieren, en la mayoría de los casos, de mantenimiento.

Se cuestionó por qué proyectos, como el Centro Cultural Toma de Zacatecas y el bulevar Centenario, tras varios años de construcción, permanecen sin concluir y sin función, siendo sólo “elefantes blancos”. El funcionario ahondó que se requiere de entre 80 y 100 millones de pesos para su conclusión.

Respecto al recurso de los impuestos de Infraestructura y Fondo Minero, que en múltiples ocasiones fue preguntado, el secretario de Obras Públicas se limitó a informar que se recaudó para el fondo 560 millones de pesos que se aplican con base en los proyectos que gobierno del estado y los municipios presentan; en el de Infraestructura, dijo, se generó 164 millones 568 mil pesos, sin precisar en qué obras se ha hecho uso.

De igual manera, se reprochó que del recurso que recibió la dependencia en el ejercicio fiscal del año, se ha utilizado cerca de 20 por ciento del financiamiento, “para tapar los baches de la corrupción”, en vez de crear nuevas obras en beneficio de los zacatecanos.


Nuestros lectores comentan

  1. LAMENTABLE QUE LA SECRETARÍA DE OBRAS PÚBLICAS DEL GOBIERNO DEL ESTADO DE ZACATECAS, NO DISPONGA DE NINGÚN PROGRAMA ESPECÍFICO PARA LA EJECUCIÓN DE LA OBRA PÚBLICA, EN ESE SENTIDO RESULTA IMPOSIBLE QUE LAS ACCIONES SE PUEDAN MEDIR O CUANTIFICAR DE MANERA PRECISA; AL NO EXISTIR PROGRAMAS LOCALES CON REGLAS DE OPERACIÓN PROPIAS, DEBIDAMENTE PUBLICADAS EN EL PERIÓDICO OFICIAL, LA INERCIA ADMINISTRATIVA SÓLO ATINA AL SEGUIMIENTO DE LOS PROGRAMAS FEDERALES DE INFRAESTRUCTURA. LOS PROCESOS DE PLANEACIÓN, DISEÑADOS E IMPULSADOS DESDE EL ESCRITORIO, NO RESPONDEN A LA PROBLEMÁTICA REAL Y EN OCASIONES FRECUENTES LOS RECURSOS PÚBLICOS TIENEN UN DESTINO COMÚN: LA OCURRENCIA Y TENTACIONES DEL GOBERNANTE EN TURNO.