MIRIAM SERRANO/NTRZACATECAS.COM
MIRIAM SERRANO/NTRZACATECAS.COM

Se cumplió un año del feminicidio que cimbró las fibras más sensibles de la sociedad zacatecana y que, por primera vez, unió a la comunidad universitaria para exigir justicia y condenar el crimen cometido contra la preparatoriana Cinthia Nayeli.

Sin embargo, al contrario de las afirmaciones de las autoridades acerca de que hay avances en la investigación, aún no hay un detenido. Cinthia, quien fue sepultada en La Alquería, Loreto el 15 de octubre de 2017, sigue en espera de justicia.

El viernes 13 la joven salió de su casa alrededor de las 6:30 horas para dirigirse a la Preparatoria 1, ubicada en el Campus Siglo 21 de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), donde estudiaba, pero nunca llegó, pues alguien decidió arrancar de tajo su vida.

Cinthia fue reportada como desaparecida, por lo que familiares y amigos inundaron las redes sociales con su foto para dar con su paradero.

Desafortunadamente, al día siguiente aproximadamente a las 15:50 horas, fuentes oficiales informaron el hallazgo del cuerpo de una mujer joven que estaba tirado en un arroyo de aguas negras de la colonia Orquídeas, en Guadalupe.

Horas después del terrible hallazgo, las autoridades confirmaron que se trataba de la joven de 16 años, que había sido reportada como desaparecida.

Este incidente causó conmoción. El rector de la UAZ, Antonio Guzmán Fernández, condenó el hecho a través de un enérgico comunicado, en el que se demandaba la garantía de seguridad por parte de las autoridades hacia los integrantes de la comunidad universitaria. De manera personal, a través de su cuenta de Facebook, expresó: “Exigimos justicia, ni una más”.

Mientras que la activista Mara Muñoz Galván, actual  titular del Observatorio de Defensa de los Derechos de Mujeres y Niñas aseveró: “Es inaceptable que nos sigan matando, mientras el Estado es omiso en prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres […]”.

Además de un cúmulo de mensajes de otras personas que fueron motivadas por la indignación, la rabia e impotencia ante tan cruento crimen.

 

Se reúne gabinete de seguridad

Este suceso provocó una reunión extraordinaria del Grupo de Coordinación Local de Seguridad, encabezado por el mandatario estatal, Alejandro Tello Cristerna, en el que participó el rector Guzmán Fernández y autoridades del gabinete de seguridad.

El entonces procurador de Justicia, Francisco Murillo Ruiseco, informó que ya había avances en la investigación pericial y que, de acuerdo a esta información se trataba de un feminicidio, que seguían la pista de los probables responsables del hecho.

También refirió que la joven murió por traumatismo craneoencefálico, producido por un golpe con objeto contundente, tal vez una roca.

En la reunión, Tello Cristerna refrendó al rector que el delito no quedaría impune, además de acordar acciones con los tres órdenes de gobierno para dar con él o los responsables y llevarlos ante la justicia.

 

Dolorosa despedida

El domingo 15 de octubre, el cuerpo de Cinthia fue trasladado a la comunidad La Alquería, en Loreto, para darle el último adiós, rodeada de su familia, amigos y compañeros de escuela.

Durante las exequias, un hombre cercano a la familia expresó que este triste hecho era “una fiesta de dolor”, mientras su madre, impávida, parecía que no se daba cuenta de lo que sucedía a su alrededor.

Las amigas de la joven exigieron a Alejandro Tello Cristerna que hiciera su trabajo y que si no podía renunciara, pues dijeron estar cansadas de ir por la calle con miedo de ser víctimas de acoso y de sufrir la misma suerte que su amiga.

Mientras esto ocurría, estudiantes de los distintos niveles de la universidad, docentes y trabajadores de la misma se organizaban, a través de distintos medios, para convocar a una marcha de protesta, el lunes 16, a las 10 horas, en la Unidad Académica de Ingeniería.

 

La indignación

invadió las calles

La marcha superó cualquier expectativa, miles de voces se unieron, al tiempo que abarrotaron las calles del Centro Histórico e inundaron el bulevar Adolfo López Mateos. La indignación, el dolor, la rabia y la exigencia de justicia, fue la conjugación de lo que se convirtió en la mayor protesta universitaria ocurrida en la historia de la entidad.

Se debe recordar que el 10 de septiembre del mismo año, el rector, en conjunto con un nutrido grupo de alumnos hicieron una marcha sobre la carretera a Calera, para exigir justicia por el asesinato de dos estudiantes de la Unidad Académica de Veterinaria.

Sin embargo, Cinthia Nayeli, sin proponérselo, logró aglutinar un mar de gente a una sola voz ¡Justicia!

El contingente llegó a Plaza de Armas, donde se instaló un templete, quien dio el mensaje, fue el rector: “Nos une el llanto por los hijos que nunca más estarán con nosotros, la rabia, la indignación y la impotencia, por los crímenes arteros de los que han sido objeto miembros de nuestra comunidad”.

Todos esperaban que ahí, en ese lugar, estuviera el gobernador Alejandro Tello Cristerna para recibirlos y darles un mensaje, no fue así, las puertas de Palacio de Gobierno fueron cerradas, acto que desató una ola de reclamos, pues los únicos que entraron, fueron algunas de las autoridades de la universidad.

 

‘Yo no la maté’: Tello

Ese mismo lunes, luego de tener una reunión con autoridades universitarias, Tello Cristerna en entrevista con medios de comunicación, explicó por qué no salió a atender a los miles de universitarios que marcharon horas antes y dijo:

“Tú sabes por qué no salí a dar una explicación. Tú crees que la conducta de las masas, y lo digo con todo el respeto, ¿nos va a llevar a una solución, que es lo que queremos? Ellos claman justicia. No provoquemos odio, no provoquemos encono. Realmente yo no tengo ningún problema, porque créeme que yo no maté a Cinthia y yo estoy involucrado en que se solucione. Tenemos que ser parte de soluciones, no de más problemas […]”, sostuvo.

 

Su madre exige justicia

Un día después de la marcha, el 17 de octubre, Anabella, madre de Cinthia, en compañía de algunos familiares y amigos, acudió a Plaza de Armas a pedir que se esclareciera el asesinato de su hija.

Fue atendida por personal de la Comisión de Atención a Víctimas y la entonces secretaria general de Gobierno, Fabiola Torres, al tiempo que los manifestantes pedían con pancartas que se detenga la ola de inseguridad que azota al estado.

 

A un año de distancia

Pese a que la promesa inmediata de las autoridades fue que el feminicidio cometido contra esta jovencita no quedaría impune y que se le daría prioridad a la investigación para dar con él o los presuntos responsables, no se ha obtenido ningún resultado.

La fiscal especializada en Delitos de Género, Xóchitl Fátima Arroyo Encina, afirmó: “en el caso de Cinthia Nayeli, la investigación ha dado algunos (sic), el mismo fiscal lo ha señalado, se cuenta con algún perfil genético, y a raíz de ese hallazgo se han desprendido varias líneas de investigación, las cuales estamos agotando, desafortunadamente se ha complicado la investigación”.

Lo anterior por el deterioro del cuerpo, pues depende de las condiciones en que se encuentre, el lugar del hallazgo, incluso el clima no ayuda en muchas ocasiones porque se pierden indicios, lo que complica, dijo, la búsqueda. “Pero no cesamos, esto es de todos los días, feminicidios es un tema de prioridad para la Fiscalía”, acotó.

 

Acciones inconclusas

Aunque el feminicidio cometido contra esta joven no ocurrió cerca de las instalaciones del Campus Siglo 21, su muerte provocó un exigente rosario de medidas de seguridad para la comunidad universitaria, no sólo a nivel interno, sino en coordinación con autoridades del orden municipal y estatal.

Marco Antonio Márquez Dávalos, coordinador de Normatividad y Seguridad de la Universidad, refirió que este programa se ha implementado desde hace 10 años con buenos resultados y que se trabaja coordinadamente con autoridades en materia de seguridad.

Sin embargo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, en marzo de 2018, alumnas de preparatoria de la UAZ le exigieron tanto al gobernador Tello Cristerna como a la Rectoría de la máxima casa de estudios del estado presentar las acciones que se realizan para garantizar la seguridad de las mujeres estudiantes.

Recordaron el feminicidio de su compañera, por ello, Paulina, integrante de la sociedad de alumnos refirió: “las autoridades no nos han querido dar respuesta de los avances de la investigación de Cinthia […]. Cada día hay muertos en la capital y sus municipios, sólo pedimos que nos brinden más seguridad y que nadie más sufra lo que nuestra compañera”.

Kasandra, integrante del colectivo feminista Hijas de Marie Curie, precisó: “Claro que sí tenemos miedo, porque sabemos que no se están tomando las medidas pertinentes de seguridad, además de que no nos sentimos seguras en las calles porque tenemos una cultura machista”.

Para tal fin elaboraron un documento dirigido a las autoridades antes mencionadas para que se implementaran medidas de protección dentro y fuera de las diversas unidades académicas.

Entre los señalamientos solicitaron más alumbrado público en el corredor que comprende desde el Instituto Tecnológico de Zacatecas hasta el Campus Siglo 21, gestionar que el transporte universitario de la Coordinadora de Estudiantes Becarios (Cebuaz) llegue hasta las unidades más alejadas, sobre todo de mañana, porque aún está oscuro.

Que el transporte urbano no ingresara al campus, ya que ello permitiría que personas externas ingresaran también, para ello solicitaron mayor vigilancia.

 

Normatividad

A este respecto, Márquez Dávalos explicó que el programa de normatividad se reforzó en coordinación con varias universidades, tomando en consideración a la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior de la República Mexicana AC (ANUIES) con el fin de intercambiar experiencias.

Refirió que uno de los puntos era la revisión de los entornos, las delimitaciones de los campus, el Campus 1 que comprende Derecho con Ingeniería, el Campus 2 que comprende las unidades académicas ubicadas en avenida Preparatoria, y el Campus Siglo 21.

Todo lo que era la delimitación a través de cercas perimetrales, en los accesos revisar la vigilancia, entre otras acciones.

En cuanto a la parte exterior, expuso que se realizaba la coordinación con autoridades de los municipios de Zacatecas y Guadalupe, gobierno del estado, policía de Seguridad Vial (DPSV), Estatal Preventiva (PEP) y Metropolitana (Metropol).

Cuando el cuerpo de Cinthia fue identificado por las autoridades, una de las reacciones en redes sociales fue la de Clemente Gallardo, integrante de la Sociedad de Padres de Familia de la UAZ, quien publicó en Facebook:

“Hace 2 semanas a las 6:45 AM, la hija de una amiga se dirigía a bordo de un camión de la Ruta 16, a una secundaria ubicada en la Condesa, en Guadalupe.

Justo a dos cuadras de llegar a su destino y siendo la niña la última pasajera, el camión en lugar de girar a la izquierda, se siguió de frente saliendo de su ruta.

La niña alcanzó a reaccionar bajando del camión como pudo, pero abajo ya la esperaban dos tipos quienes afortunadamente sólo pudieron robarle su celular porque ella siguió corriendo hasta refugiarse en la escuela”.

Al respecto, Márquez Dávalos informó que se convocó a los concesionarios a través de la Subsecretaría del Transporte, sobre todo de las rutas 1 y 17, ya que ingresan al campus.

Sin embargo, el autobús rosa para que sólo sea utilizado por mujeres y las rutas urbanas que acuden al campus sean conducidas por mujeres, es una de las propuestas que no se concretaron.

 

Una realidad

Actualmente, en el estado existen 20 carpetas de investigación abiertas por el delito de feminicidio, en las que las autoridades presumen avances, pero aún no existen probables responsables tras las rejas.

Las familias de 20 mujeres siguen esperando a que a sus hijas, hermanas, madres y amigas se les haga justicia.


Nuestros lectores comentan

  1. UN AÑO DE LANZAR ANZUELOS EN EL DESIERTO, UN AÑO EN QUE SE HA TRANSFORMADO LA SOLICITUD EN EXIGENCIA, UN AÑO EN QUE LAS VOCES SE HAN ALZADO CLAMANDO JUSTICIA, UN AÑO DE AUSENCIA INDUCIDA, UN AÑO DE DOLOR AGRAVADO POR LA INDIFERENCIA, OTRO AÑO DE AVANZAR HACIA EL PRECIPICIO, UN AÑO MÁS DE APOSTARLE AL OLVIDO.