Enrique Laviada
Enrique Laviada

Entramos en los tiempos desbordados del populismo, esa política que ofrece todo cuanto “el pueblo” pudiera desear, imaginar, aunque no sea posible y vaya contrapelo de la realidad y sea incosteable y carezca de lógica y signifique un salto al vacío o una vuelta al pasado.

En este punto, justo aquí, es donde me veo obligado a escribir algo que a muchos no les va a gustar, lo sé de sobra, pero lo creo necesario: sostengo que, en contraste, la más importante, verdadera y sistemática transformación de las estructuras institucionales del México contemporáneo se realizó (suenan fanfarrias) durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, (ironía de la ironía), aunque a muchos les pese.

Va el recuento. Durante el mandato de Salinas nació el instituto electoral ciudadanizado que hasta hoy (con su correspondiente evolución del IFE al INE) organiza las elecciones en todo el país; se constituyó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y se abrió camino a su reproducción en todos los estados; se dio origen al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes en busca de ambientes creativos más democráticos e incluyentes; en ese tiempo se abrió la libre importación de papel periódico en favor de una mayor libertad de prensa y pronto se desincorporó Pipsa, el antiguo monopolio estatal de la producción y venta de papel; se creó la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y se pusieron en práctica los más ambiciosos programas de combate a la pobreza y la marginación a través de Solidaridad y mediante la participación directa de las comunidades; las reformas al Artículo 27° de la Constitución establecieron plenos derechos de propiedad de la tierra para los campesinos; se logró la autonomía del Banco de México; se establecieron las bases para la formación del Consejo de la Judicatura Federal en favor de la autonomía administrativa y la carrera judicial; durante todo el sexenio salinista se redujo la participación directa del Estado en la producción y los servicios abriendo oportunidades inéditas a las inversiones de la iniciativa privada; en esa etapa comenzó el esquema de asociaciones público-privadas, en especial para la realización de grandes obras de infraestructura (ferozmente cuestionadas por la izquierda), ahora indispensables; del mismo modo, a pesar de sus detractores (sobre todo de la izquierda) el país alcanzó, también, el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá; el gobierno de Salinas amplió las relaciones diplomáticas con el Vaticano y se otorgó el derecho al voto a sacerdotes y religiosas; la reforma política en materia electoral abolió el régimen de partido casi único y se abrieron espacios incomparables a la pluralidad, la distribución y los equilibrios del poder.

La mera verdad, no me imagino a Carlos Salinas convocando a una vacilada de “consulta al pueblo sabio” para impulsar esas reformas o para crear tantas nuevas instituciones o para terminar con muchas de las arcaicas estructuras del Estado (ironías aparte), por eso coincido con quienes ponen el acento no sólo en la crítica a las vagas ideas de la llamada “Cuarta Transformación”, sino a los métodos y mecanismos que, al parecer, ocultan, transfieren, enajenan o encubren su responsabilidad de quienes habrán de gobernar con el recurso o el ardid de atender a “la voluntad popular” o a los designios de un destino prodigioso y, en cierto modo, mítico, en cada vuelta de lo que ya se denomina “el carrusel de las ocurrencias” a cargo de Andrés Manuel López Obrador, por lo pronto, en su papel de presidente electo.

He dicho.

……………………………………

Acertijo

Lo malo es siempre lo peor.


Nuestros lectores comentan

  1. diogenes el cinico ... lampareado...otra vez

    DON ENRIQUE , a los trabajadores y empresarios en el año de 1992 se creo el SAR “Sistema de Ahorro para el Retiro” para toda la fuerza productiva del pais, lograndose recaudar mas de Tres mil billones de pesos en un periodo corto de tiempo, fue emocionante aquellos periodos, tambien el quitarle los tres ceros al peso, a Carlos Salinas se le veia como un mafioso y ladron, (la mayor culpa de su imagen se la debemos a Zedillo con su mentado “error”, esa sera otra historia), comparado con los dias actuales del ejercicio del poder, cada uno de los que vivimos y seguimos aqui podemos valorar, enriquecer, y enseñar a los jovenes lo bueno y lo malo que vivimos, pero a manera personal por nuestras propias vivencias, comulgo con todos sus comentarios, mi pesadilla es… ¿que se espera del mañana para este gran pais que soporta todo con alguien que elude sus propias responsabilidades y pone al pueblo por delante a que decida por `èl, entonces para que le dieron el voto si no va a saber ordenar, mandar, organizar y disponer, entonces comenzara una dictadura perfeccionada que hara historia como en nazismo y bolchevismo. perdon por las faltas de ortografia.- punto p.d. todo lo que termina en ismo altamente peligrosismo, como lopezobradorismo.

    • Entonces a uno de los más cínicos rateros y criminales del país se le debe ver como “hermana de la caridad”?

      • diogenes el cinico ... lampareado...otra vez

        Don Ruben C.M., dos cosas, su comentario es muy superficial o es demasiado joven para poder dar comentario de lo que nosotros vivimos esas epocas, acaso no sabe distinguir lo que Don ENRIQUE LAVIADA, nos esta documentando de todo lo que hizo ese individuo que Usted lo tacha de ratero y criminal, cuando ni fox. calderon y peña juntos lograron lo que hoy Usted tiene “libertad de expresion”, “voto libre” entonces ¿por que gano hoy “Lopez”?, en aquel entonces se centaron las bases, hoy el trompudo nos ve con ojos de odio, porque se trabajo por mas de 20 años un tratado que nos hizo recuperar y mantener puestos laborales, hoy Usted tiene dinero para su pension y sabe donde esta, eso dependera si quiere tener lo mismo o asegurar su futuro, entonces si no se documenta correctamente es muy facil señalar, ahora bien le aclaro yo soy uno de los enemigos de toda mi vida de ese partido politico yo vivi en carne propia el 68 era estudiante de secundaria, por lo tanto mi comentario humilde es que ponga la balanza de los logros contra lo que se dijo y no se demostrò sobre ese presidente, hoy hemos visto y señalado lo de fox, calderon y peña, a salinas se le culpo la devaluacion, y otro detalle gracia a el se vendio la banca nacionalizada a los particulares y esa es otra historia, que los mexicanos debemos aprender y no caer con la misma piedra.- punto.

  2. José Antonio Acevedo

    ¿Somos o nos hacemos? Estamos impuestos a las imposiciones desde arriba, nos gusten o no. Tenemos espíritus de esclavos. Si AMLO abre la posibilidad de opinar a través de las consultas, bienvenidas sean. Yo soy uno de los treinta millones de votantes. Seguro quien opine en contrario pertenece a la antigua escuela del presidencialismo: sí señor, como usted diga…