Alberto Chiu
Alberto Chiu

Los diputados federales y senadores de los grupos parlamentarios de Morena están en el trabajo urgente –y prácticamente sobre las rodillas, opinan algunos– para hacer realidad todas las modificaciones legales necesarias, y dejarle al próximo presidente de la República la mesa puesta para poder cumplir con todo lo que prometió, y quién sabe si les alcance el tiempo.

Por lo pronto, ya hicieron pública su agenda legislativa para este mes de noviembre, en el que pretenden (al menos hasta el día 29 de los corrientes) aprobar unas 10 iniciativas que modificarían, a saber, la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República; reformas sobre Extinción de Dominio; tipificar la corrupción y el robo de hidrocarburos como delitos graves; legislar sobre facturas falsas; castigos para quienes encubren a delincuentes; y expedir una Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana (cualquier cosa que eso signifique), entre otras.

De igual manera, pretenden aprobar iniciativas sobre la desaparición del fuero, sobre el cambio del orden en los colores de la banda presidencial (cualquier cosa para lo que eso sirva), modificar lo correspondiente a los mecanismos de revocación de mandato y consulta popular, establecer una Ley de Austeridad Republicana, y varias cosillas más.

Se supone que, con todo este paquete de disposiciones, lo que se busca es cumplir con ese precepto repetido una y otra vez por Andrés Manuel López Obrador de “acabar con la corrupción”, o “castigar a los corruptos”, y dejar fundamentado el andamiaje legal que hará del nuevo gobierno un ejemplo del aprovechamiento del recurso público en el marco de la ley y la honestidad y la austeridad.

Menos de un mes tienen las cámaras (que ya programaron sus sesiones incluso en comisiones bicamarales) para impulsar todo esto, suponiendo que con la ventaja numérica que ostentan en el Congreso de la Unión, el trámite será rápido, en fast-track como dicen los clásicos aficionados al Legislativo, y que no tendrían mayor dificultad en hacerlas pasar, a pesar de cualquier voz o voces discordantes por parte de los demás partidos políticos representados.

Resulta curioso, o por lo menos llama la atención, cómo anteriormente fueron las mismas voces de Morena las que se alzaron en diversos momentos para recriminar que hubiera iniciativas aprobadas “al vapor” y mayoriteadas por el entonces partido en el poder y sus aliados, y ahora se repita la misma historia pero en el lado contrario del espectro partidista.

Llama la atención también que ahora, incluso dentro de Morena, pudiera haber una que otra voz crítica (o más bien, autocrítica) que llamase la atención sobre estos asuntos y su urgencia y su celeridad por aprobar el paquete de iniciativas, pero que al final de cuentas es casi seguro serían acalladas por los más fieles acólitos de López Obrador que, sin chistar (ni analizar, muchas veces), dirán que todo está bien y que la aprobación va, sin opinión que importe.

De todas las discusiones que ahora se den en el Congreso de la Unión, habremos de estar pendientes y atentos, pues ahí se juega también nuestro futuro. ¿Nos importará?


Nuestros lectores comentan

  1. diogenes el cinico ... lampareado...otra vez

    El hombre sigue siendo un descerebrado y mas cuando esta deseoso de esperanzas y tranquilidad le venden y le inyectan proyectos altamente sofistas y nuevamente las historias se repiten recordando como se iniciaron los grandes mesias tanto el aleman y el otro italiano a principios del siglo XX, y a mediados de dicho siglo un cubano, y un coreano, a finales de ese siglo un ruso, un venezolano, un hondureño, y un nicaragùense, solo faltaba añadir los de este siglo XXI un norteamericano y un mexicano, es decir que se vienen tiempos muy muy dificiles porque una minoria aqui en Mèxico, lleva al poder otro gran ilusionista de edad avanzada con ideas en retroceso pero con perfil exactamente igual a los paises mencionados, ese es el dilema todos aquellos que si pagamos impuestos muy caros y que tendremos que mantener mas a otros olgazanes nos traera por consecuencia lo que paso en los años 70s las peores devaluaciones, gastar mas de lo que se tiene asi de simple, porque no damos para mas. punto

    Responder

Deja un comentario