*Pedro de León Mojarro
*Pedro de León Mojarro

No cabe duda, lectora, lector, queridos, que los dichos populares verdaderamente son sabios, valga citar estos dos: “al perro más flaco se le cargan más las pulgas”, triste y lamentablemente eso es aplicable en materia de ingresos a los pobres o por poner un ejemplo, aquí en Zacatecas no rompemos el círculo vicioso del subdesarrollo precisamente por nuestro subdesarrollo, mientras que Guadalajara y Monterrey tienen 5 o 6 líneas aéreas compitiendo con precios bastante accesibles, aquí hasta la semana pasada teníamos una sola línea cobrando los boletos más caros a Zacatecas, que un vuelo de México a Nueva York.

El otro dicho también muy cierto es el que dice que “el dinero se va al dinero”, recordemos que en la crisis de 1994, producto del “error de diciembre”, todos los que teníamos algún crédito perdimos, menos los banqueros, por que a ellos el gobierno los rescató con el histórico FOBAPROA.

La semana pasada, como resultado de una iniciativa con proyecto de decreto para regular los altos cobros por concepto de comisiones de los bancos, que presentó el senador Ricardo Monreal, los banqueros  pusieron el grito en el cielo y en cierta medida tenían razón, pues sólo por el cobro de comisiones y no de intereses, reciben anualmente más de 100 mil millones de pesos, presupuesto 1.5 veces mayor al que se asigna a la política social con la que hipotéticamente se atienden a 25 millones de marginados.

Los bancos te cobran comisión por: Consulta de saldo; Retiro de efectivo; Facturación de monto mínimo; Reposición de tarjetas; Aclaraciones de cobros desconocidos; Emisión de estados de cuenta; Anualidad de tarjetas de crédito; Transferencias de un banco a otro; Dispositivos y/o contraseñas de seguridad; Mantenimiento de saldo mínimo; Cheques de caja; Pagos tardíos.

Pero esa sólo es una parte de su negocio, por que el verdadero negocio está en las tasas de interés que cobran por lo que prestan, tres veces superiores de lo que te pagan por lo que depositas y por si esto fuera poco, del Presupuesto de Egresos de la Federación que se aprueba año con año, el Congreso les asigna de 45 a 50 mil millones de pesos, sólo por el “pago de intereses”.

Fue tal el revuelo que causó la polémica iniciativa propuesta por el senador Monreal, que tuvieron que salir el presidente electo y su próximo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, a calmar los ánimos y a declarar que en los “próximos tres años no se reformulará el marco jurídico de los bancos”, no obstante, la polémica no termina ahí.

Ricardo Monreal no se echó para atrás, dejando a salvo el respeto al presidente electo, afirmó: “no nos vamos a detener, somos poder autónomo e independiente y las decisiones se toman en mayoría, ni se consultó ni se pide permiso para presentar iniciativas a nadie, los senadores tienen su libertad y derecho de presentarlas, hay autonomía real. Sí, hay conversación, colaboración de poderes, hay una relación cercana, no vamos nunca ni a desvincularnos ni a separarnos de lo que representa la autoridad moral de AMLO”.

Incluso el mismo Martí Batres, presidente del Senado ha dicho que “hay todo un procedimiento legislativo, el propio ejecutivo forma parte de éste, pues es quien promulga y publica las leyes, además, tiene la facultad de presentar observaciones. Tendría que pasar además a la Cámara de Diputados, en un momento dado”.

En pocas palabras, la iniciativa va, por lo pronto, a su discusión y parafraseando al zacatecano Ricardo Monreal, ésta debe verse no como un ataque a los banqueros, sino como un acto de reflexión de los grupos políticos, es claro que hay y habido agravio a todos los mexicanos y es momento de establecer límites, regulaciones y autocontroles a las instituciones financieras.

 

*Presidente de Unidos Podemos A.C. ZACATECAS

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx


Los comentarios están cerrados.