EN LO QUE SE FIJAN

Como para que la raza se vaya acostumbrando a que así como dice una cosa, dice otra, ahora resulta que según los chismosos, al fiscal general del estado Francisco Murillo Ruiseco le suena “gachito” oír de las llamadas “fosas clandestinas”, y por eso ahora se ha encargado de corregir a cuanta gente las menciona, para que les llame de una manera “menos fea” y “más correcta”.

Así pues, para hacerle caso a la fiscalía, resulta pues que el montón de tiraderos de cadáveres encontrados en Zacatecas no son fosas clandestinas, sino “sitios de inhumación irregulares”. ¡Aaahhh bueeeno! Si son muchas o son demasiadas, si hay un montón de cuerpos sin identificar, si no hay manera de encontrar a sus familias, o si seguirán dependiendo de la suerte para encontrarlas, no importa. El chiste es no decirles así. Nomás eso nos faltaba.

GÓBER-SELFIE

Casi como modelo de anuncio para promocionar la línea aérea, ayer el góber Tello utilizó sus redes sociales para publicar (y presumir) una “autofoto” (se llaman selfies) con el comentario de que andaba “Aprovechando las opciones para viajar de #Zacatecas a la #CDMX”. ¿En serio para eso la publicó? ¿Para presumir que hay opciones de vuelos en la tarde?

Decenas de ciudadanos se volcaron a mandarle bendiciones y parabienes en su viaje, y a desearle que regresare con bien, e incluso hubo uno que otro que le recordaron que seguían esperando su apoyo (del góber) para tal o cual proyecto. Lo que nunca dijo en su publicación, es que –ahora sí– se reuniría con los legisladores zacatecanos para gestionar mucho dinero. ¿Luego cómo nos enteramos de lo que anda haciendo? ¡Claridad, por favor!

¿PAR DE REBELDES?

Pues resulta entonces que se fue el góber Tello a la #CDMX, se encontró con los legisladores federales, se reunieron, platicaron, y el góber les contó sus cuitas y necesidades, y aquellos lo escucharon. Pero no todos, porque no estuvieron ni el Chamuco mayor, Ricardo Monreal Ávila, ni su otrora administradora y hoy colega senadora, Chole Luévano.

Según sus más chismosos colaboradores, faltaron por una de dos razones: ya fuera porque están ambos muy ocupados en desobedecer a Andrés Manuel López Obrador, diciendo que el Legislativo es autónomo; o porque simplemente las cuitas del góber Tello les importan (como dice la canción) “una pura y dos con sal”. Hay versiones de que son las dos razones, a la vez.

OJOS QUE NO VEN…

Y mientras el góber se desvive por encontrarle una solución a la tremenda falta de dinero que lo tiene metido en un brete para el final del año, acá en el rancho resulta que su señora esposa, la doctora Cristina Rodríguez, dio por inaugurada una nueva modalidad de “chayote”, según cuentan diversos lenguas largas del Sistema Estatal DIF.

Y es que a través de una convocatoria nomás a miembros de la prensa, resulta que la doctora, preocupadísima por la salud visual de los reporteros (ajá), los invitó a que se arrimen al SEDIF donde les harán examen de la vista, fabricación y entrega de lentes… ¡sin costo alguno! Para que los reporteros vean (y vean bien, de cerquita) que el gobierno de su marido es bien bueno y por eso los consiente. ¡Zas!


Los comentarios están cerrados.