Alberto Chiu
Alberto Chiu

Mediante un extenso boletín de prensa enviado anoche desde el gobierno del estado, se informó que la reunión entre el gobernador Alejandro Tello Cristerna y diversos legisladores federales (diputados y senadores, abanderados por distintos partidos políticos) fue “histórica”, “inédita”, y un par más de calificativos de algo que, sinceramente, me parece más de uso mediático que político.

Es decir, que se reunieron a hacer lo que, de por sí, deberían estar haciendo desde el momento en que asumieron sus respectivos cargos: trabajar en unidad por Zacatecas y los zacatecanos, y no solamente en lo tocante a sus respectivas representaciones partidistas, ni con revanchismos o venganzas del mismo corte.

Pero el boletín, además, nos da cuenta de que el mandatario local no solamente fue a exponer las muchas y muy grandes necesidades de recursos públicas para la entidad, sino que encima se aventó una especie de “informe de gobierno”, donde destacó ante aquellos legisladores logros como los alcanzados gracias al ejercicio de la “austeridad”, y lo hizo respaldado por algunos de sus funcionarios, alcaldes e integrantes de los otros poderes en el estado.

Finalmente, luego de escucharlo, dice el boletín, el mismísimo presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, llamó a que entre todos se sumaran en un magno acuerdo para consensuar una propuesta de presupuesto para el año que entra.

Pues sí, todo muy bien hasta ahí pero… ¿y las broncas que siguen vigentes para cerrar este año? No encontré en el boletín una línea que hablara de cómo pretenden resolver el tema del déficit educativo, los pagos a los maestros al final de 2018, los problemas que trae la Universidad Autónoma de Zacatecas, sus quincenas, sus prestaciones… en fin, que como “cartita al Niño Dios” está muy buena, para que de hacerse realidad el año que entra le quiten un montón de presión a las finanzas estatales, pero… ¿y este cierre de año, qué?

Ya nos anunciaron también que a partir del próximo lunes se instalará una mesa de trabajo en la que trabajarán precisamente sobre la propuesta de presupuesto 2019, y no nos queda más que esperar que efectivamente se sienten a ella los 58 presidentes municipales, los representantes de los tres poderes, y los organismos autónomos que se tendrán que poner de acuerdo sobre sus necesidades, sus urgencias y cuánto van a solicitar.

Pero también se tendrían que poner de acuerdo, pienso yo, en un programa urgente de análisis del gasto para encontrar puntos de oportunidad de ahorro de recursos, un programa justo de austeridad real, y por encima de todo, también la necesidad de llevar ante la justicia (igual, urgentemente) a quienes hayan dejado en tan desmejorada situación las finanzas del estado, los municipios y los organismos citados.

Pensar que todo se puede resolver con una operación de “borrón y cuenta nueva”, no beneficia a nadie y, por el contrario, sólo alimenta en la gente la percepción de que, por más que cambien, siguen siendo iguales. En la corrupción y en la impunidad, y hasta que la muerte los separe.


Nuestros lectores comentan

  1. José Escobedo Domínguez

    DON BETO: OJALÁ ALGUN DÍA LA GENTE SE REUNA PARA FORMULAR PROYECTOS DE DESARROLLO PRODUCTIVOS, EN LUGAR DE VER CÓMO EXTENDER LA MANO PARA PEDIR MÁS LIMOSNAS A GOBIERNO FEDERAL. EL CAMBIO DE MENTALIDAD URGE A LOS ZACATECANOS.