Lo que antes fue devoción, ahora parece decepción.


Los comentarios están cerrados.