*Pedro del León Mojarro
*Pedro del León Mojarro

Hace unos días los nuevos diputados, siguiendo la tradición de subordinación al Poder Ejecutivo, aprobaron el presupuesto del estado para este 2019, ejercicio que motiva las siguientes reflexiones.

1.- El presupuesto, en términos reales es menor que el del 2018, en poco más de 2 mil millones.

2.- Un grupo de diputados con más de ocho días de anticipación hicieron sus acuerdos con el secretario de Finanzas y formaron la mayoría que se necesitaba para aprobar el presupuesto al gusto del gobernador en turno.

3.- Los diputados se aprobaron 470 millones para ellos, de los cuales 200 serán para las herramientas, ahora con otro nombre y otra modalidad, claro, pero a fin de cuentas irán a los bolsillos de cada uno de los 30 diputados, lo que significa una percepción superior a los 300 mil pesos por mes por diputado.

4.- Un grupo de diputados de morena intentaron la creación de un fondo por 2 mil millones de pesos asignados a los municipios en la modalidad de mezcla de recursos, para aplicarlos a la infraestructura social, al desarrollo local y a proyectos generadores de empleo, bajo lineamientos e indicadores federales y estatales, pero aplicados desde cada uno de los 58 municipios.

5.- El fondo municipal, evidentemente no se aprobó porque el gobierno de Tello carece de proyecto y de visión para promover el crecimiento, la inversión y el desarrollo en el estado.

De haberse aprobado, en la modalidad de mezcla de recursos, se hubiera abierto la posibilidad de incrementarlo hasta 8 mil millones, mismos que invertidos desde los municipios hubiesen impactado el doble que los 29 mil aprobados en la forma tradicional.

Ese ejercicio ya lo hicimos en el trienio 2001/04 con muy buenos resultados. A manera de ejemplo, recuerdo que los municipios de Zacatecas fueron primer lugar nacional en aplicar más del 90 por ciento del Fondo 4 a infraestructura; y de 2800 comunidades de alta y muy alta marginación, en ese periodo bajaron a menos de mil.

6.- Al aprobar el presupuesto, los diputados y el gobierno no tomaron en cuenta los lineamientos de política económica federal, ahora con el gobierno de López Obrador. La austeridad, la honestidad, la seguridad y la eficiencia en el gasto, no fueron factores para decidir. El único interés fue quedar protegidos presupuestalmente hablando, el gobierno y los diputados. Lo demás que se lo cargue el carajo.

7.- En materia educativa, nuevamente se quedaron con muy bajo presupuesto prácticamente todas las instituciones educativas, incluida la UAZ.

8.- La estrategia del estado para hacer frente a la terrible inseguridad, no se hizo presente en el presupuesto aprobado. Más allá de un mal salario y un muy mal equipamiento, los municipios y el estado siguen a expensas de uno de los poderes fácticos, muy bien llamado delincuencia organizada, mucho mejor organizada que el gobierno sin duda.

9.- Los extraordinarios apoyos que vienen este año del gobierno federal para los jóvenes zacatecanos, no merecieron mención alguna en la revisión y aprobación del presupuesto. Lo menos que se debió aprobar era un presupuesto mínimo para elaborar los padrones y para capacitar a ese sector, que se compone de más de 100 mil jóvenes con un enorme potencial para la pacificación del estado, el crecimiento, el desarrollo y la política.

Con mis mejores deseos de paz, salud y bienestar, sirvan estos breves apuntes para llamar a una reflexión seria y responsable sobre lo que queremos para nuestro estado.

 

 

*Coordinador estatal del movimiento nacional Ruta 5

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx


Los comentarios están cerrados.