MANO NEGRA

No son pocas las víboras chismosas que, en el ayuntamiento de Guadalupe, dicen que ya se dieron cuenta de varias cosas: que el alcalde “suplente”, César González, sí es un títere de a de veras; que Julio César Chávez Padilla sí va a regresar al cargo, luego de su operación; y que en realidad quien lleva las riendas desde la oscuridad del anonimato, ¡es Israel Chávez Padilla!

Según eso Isaac, hermano de Julio César, es en realidad la mano que mece la cuna… y también la que cobra el impuesto predial, pues a decir de los lenguas largas, el “nuevo” sistema de cobro lo vendió aquél al ayuntamiento, y nomás él le sabe mover, y nomás él tiene acceso a su base de datos. Ah, y que por si fuera poco, lo mercó por algo así como 7 millones de pesos. ¿Y quién le dice algo al hermanito? Naaadie…

DISPAREJOS

Por cierto que, ya entrados en las lides de los gobiernos, hay personal sindicalizado del SUTSEMOP que reclaman, y con toda razón, que haya un montón de gente de los que fueron contratados en el sexenio de Miguel Alonso Reyes, que de la noche a la mañana ya hasta les dieron su base laboral, mientras a otros, con muchísimos años de antigüedad, se las siguen haciendo de agua… y hasta con ganas de que mejor renuncien y se vayan.

Peor tantito, dicen que con el pretexto ya tan sobado de que el góber Tello no tiene dinero para nada, pues parece que a los sindicalizados ni les tocó ahora aumento acorde a la inflación, al inicio de año. Lo más chistoso del asunto, dicen, es que Tello sigue contratando un montón de gente, desde jefes, directores y hasta subsecretarios, y por una buena lana… ¡Ups!

EL DADIVOSO

Donde al parecer sí hay dinero hasta para pagar la música, dicen chismosos universitarios, es en la Universidad Autónoma de Zacatecas, pues al parecer don Antonio Guzmán Fernández, el famoso Huacarrector, anda muy tranquilito y ni le apura que vaya a tener que pagar jornadas dobles o triples a más de tres sindicalizados de la UAZ.

¿A quiénes? Ah, pues por lo menos a todos esos universitarios que fueron convocados a laborar el pasado lunes 4 de febrero, siendo que el calendario oficial lo marcó como día inhábil, pero que a la autoridad le valió un comino y de todos modos los hizo chambear. Pero bueno, dicen los inconformes, “seguramente tiene para pagarnos hasta la risa”, así que ahora nomás esperan que no se vaya a hacer guaje.

¡SIÉNTESE, SEÑORA!

Como postre del fin de semana, anduvo sonando en corrillos (y en redes sociales también) la rechifla y abucheo que dicen que recibió el mismísimo senador José Narro Céspedes (Narro el malo, le dicen), cuando durante una pausa de un evento al que asistió, pues se quiso aprovechar (¡ni sabe!) y comenzó a aventarse un discurso improvisado para echarle porras a su gurú AMLO.

Parece que el senador del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) no le calculó el agua a los camotes, desvió el tema y quiso hablar y hablar  sobre los programas federales y los beneficios que ha traído (él, claro) a la entidad, situación que molestó a los presentes, quienes le gritaron que ese no era el tema por el que fueron convocados. Y que lo callan…


Deja un comentario