Pablo Pedroza Bernal*
Pablo Pedroza Bernal*

GUARDIA NACIONAL

Noviembre pasado fue el momento elegido por el aún presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para dar a conocer su Plan Nacional de Paz y Seguridad y enviar la iniciativa para crear la Guardia Nacional, cuerpo de seguridad que daría soporte a su concepción de Seguridad Pública.

De ellos el de la creación de Guardia Nacional es el que mayor resistencia ha tenido, al grado de que uno de los suyos, el vicecoordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Pablo Gómez, retirara del dictamen el artículo cuarto transitorio de la reforma constitucional, por considerarse daba a las fuerzas armadas la intervención directa en las tareas de seguridad pública, mientras entra en funciones la Guardia Nacional. En este caso no fue un honor estar con Obrador

Ante la urgencia del señor Presidente, la tensión sigue entre regresar en el Senado al dictamen el transitorio no avalado por sus Diputados, quienes redescubrieron que esa Sociedad Civil a la que no se tiene aprecio cuenta y logra generar y sumar corrientes de opinión más allá de los deseos de la marea morena.

Vale la pena acotar que el debate en el que se ha colocado al centro el papel de las fuerzas armadas, ha llevado a que los titulares del Ejército y la Armada de México se hayan visto obligados a asistir a explicar-cabildear el nuevo rol que les pretende imponer el Ayatola de la 4ª transformación.

Ello no habría sucedido si en su diseño el electo presidente no hubiera acudido a las cuentas alegres de con qué contaría la Guardia Nacional. A saber se integraría inicialmente con los elementos de los batallones de la Policía Militar y Naval y Federal (esta última muy desacreditada por el presidente, sin aportar un dato duro sobre ello), más la contratación de 50 mil jóvenes en diferentes etapas, para conformar 262 regiones 6 de ellas en Zacatecas.

Pareciera entonces que a la emoción transformadora le fallaron las matemáticas que hoy tienen, a López Obrador, en una carrera urgente en pos de recuperar, ya si no por la orden, sí por la súplica que se regrese al dictamen de la Guardia Nacional el transitorio abandonado por los suyos cito: “De manera excepcional, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, la Fuerza Armada Permanente seguirá prestando su colaboración para la seguridad pública”, ante la falla de cálculo así se expresa la urgencia del señor presidente. Al final de cuentas que los platos rotos los paguen las Instituciones.

Y como en el Senado pareciera la solicitud y el dictado correrán con la misma suerte, ya se opera desde otros frentes. El día de ayer en su cuenta de Twitter la Secretaría de Gobernación señaló: “El día de hoy, los integrantes del gabinete de seguridad y el Consejero Jurídico recibimos en la @SEGOB_mx a los gobernadores priístas, para conversar sobre la Guardia Nacional. El @GobiernoMx siempre está abierto al diálogo y a la construcción de acuerdos.

Algunos de los gobernadores del PRI han manifestado su beneplácito a la propuesta del gobierno federal de tener una Guardia, mientras que la bancada en el Senado, ha señalado estar a favor de la guardia, pero bajo un mando civil y lo militar como viene en la minuta.*

El Gobernador Alejandro Tello ha sido claro: SÍ A LA GUARDIA, PERO CON MANDO CIVIL.

*De la ambigüedad en el twitter de la SEGOB esperemos los resultados

 

*Coordinador de Asesores del Gobierno del Estado de Zacatecas

 

 


Los comentarios están cerrados.