Hace tiempo sabían que gobernar era una vocación no una treta.


Los comentarios están cerrados.