ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM

La Coordinación Feminista Olimpia de Gouges organizó el taller de masculinidades Los Hombres y su Papel en el Género, impartido a policías, agentes del Ministerio Público (MP), jueces y abogados en la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE).

También participaron los titulares de la FGJE, Francisco Murillo Ruiseco, de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Ismael Camberos Hernández, y del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Zacatecas (TSJEZ), Armando Ávalos Arellano.

María Luisa Sosa, presidente de Olimpia de Gouges, afirmó que las viejas masculinidades y estereotipos de género influyen en que mujeres pasen de víctimas a provocadoras de la agresión, que se les criminalice más severamente y que los hombres sean exonerados de delitos como la violación.

En entrevista para NTR Medios de Comunicación, la activista afirmó que es necesaria una deconstrucción de las masculinidades dentro de las instituciones, ya que atentan principalmente contra las mujeres y la convivencia en equidad.

Precisó que mediante una serie de cursos y talleres pretenden cambiar los paradigmas que implantan los prejuicios de género y, sobre todo, las masculinidades tradicionales, comenzando por quienes en su ejercicio profesional tienen una injerencia en el acceso de las mujeres a la justicia.

“Fueron seleccionados estos cuatro grupos para que tomaran el taller dado a que las decisiones que toman están mediatizadas por el estereotipo de masculinidad tradicional”, aseguró.

Asimismo, explicó que esto influye a que se exculpe a hombres agresores y que se condene con penas más grandes a mujeres que cometen los mismos delitos que los hombres.

“No sólo los estereotipos de los hombres, también los de las mujeres han normalizado la violencia, ya que si es violentada se le dice el dicho popular de que ‘es la cruz que le tocó cargar’, para que aguante eso”.

Otro ejemplo que dio es que al momento en que los policías acuden a un caso de violencia familiar, cuestionan a la mujer con “¿pues qué le hizo?”, o en una denuncia de una situación de acoso o violación: “es que así no viste una señorita decente”.

“Estas acciones lo que hacen es que pasan la carga del delito a la víctima, igual no tenemos casos emblemáticos porque el tribunal no publica sus sentencias”, mencionó.

Sobre los cursos, afirmó que se tuvo buena respuesta por parte de los servidores públicos y que se abrieron a discutir cómo combatir esas masculinidades.

Anunció que pretenden llevar estos talleres a otras instituciones con la finalidad de erradicar ciertas prácticas que atentan contra el acceso de las mujeres a la justicia.

 

Las viejas masculinidades y estereotipos de género influyen en que mujeres pasen de víctimas a provocadoras de la agresión, se resalta en el taller.


Deja un comentario