KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

Felipe de Jesús Escalera López, director del Hospital General de Zacatecas (HGZ), informó que esta institución de salud pública trabaja con una ocupación de hasta 120 por ciento y falta de personal.

El funcionario reconoció que en este momento ya quedan reducidas las instalaciones y la plantilla de médicos, en el caso de las especialidades, ante la cantidad de pacientes que reciben.

Subrayó que, por su infraestructura, “lo físico”, el hospital Luz González Cosío se queda “chico” frente a la gran demanda de atención, lo que deriva en sobrepoblación.

El lugar “tiene una capacidad total de 209 camas; sin embargo, en lo que es la operatividad, es extremadamente más grande.

Tenemos una ocupación de 120 por ciento y por esto es que estamos tratando de sacar a los pacientes lo más pronto posible”, precisó.

Escalera López agregó que el HGZ también carece de especialistas en la mayoría de las áreas y consideró que es urgente aumentar el número de anestesiólogos, al menos con 25 más.

“Tenemos de 20 a 25 cirugías diarias, se ha incrementado la atención, lo estamos viendo con la ocupación hospitalaria.

Tenemos médicos, estamos sacando el trabajo, pero, si tuviéramos lo óptimo, sería lo ideal”, enfatizó el director del hospital, a cargo de la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ).

De igual manera, explicó que las atenciones más frecuentes son por accidentes, en primer lugar; les siguen las enfermedades cerebrovasculares y los problemas cardiacos, en segundo.

En el tercer puesto de la lista están los padecimientos crónicos degenerativos, principalmente distintos tipos de cáncer.

Desde hace dos meses, en el HGZ se realizan obras, sobre esto, Felipe de Jesús Escalera detalló que son ampliaciones en áreas de hospitalización para “que tengan un espacio dónde trabajar los médicos”.

Sin especificar montos de inversión, añadió que igualmente se efectúan adecuaciones para un mejor funcionamiento en los tres pisos para hospitalizar a pacientes.

Sin embargo, advirtió: “hicimos cambios, pero son mínimos”. Ejemplificó que en Alergología se anexó un área de Observación, a fin de tener “más seguridad” y vigilar reacciones en pacientes.

El funcionario afirmó que la mayoría de los cambios están concluidos y sólo faltan las intervenciones en espacios de cirugías, quirófanos, que se espera terminen este mes.

Por último, admitió que la fuga de aguas negras afuera de las instalaciones es un problema recurrente y expuso que se debe a que las bombas no son suficientes y se sobrecalientan al vaciar el drenaje por la altura, pues está más arriba que el hospital.


Los comentarios están cerrados.