Marco Antonio Flores Zavala | Historiador
Marco Antonio Flores Zavala | Historiador

La elite y las finanzas en el ayuntamiento de Zacatecas, 1786-1814 es un libro que aporta. La autora, Elva Martínez Rivera, sitúa y colabora para comprender, en lo local –sin obviar otras comunidades y regiones novohispanas–, los múltiples cambios institucionales proyectados durante el reinado de Carlos III, por las implementaciones modernizantes del visitador José de Gálvez y por lo ordenado en la Constitución gaditana de 1812. Da cuenta de las rupturas y las transiciones que vivió una constelación –dos, tres generaciones– de españoles y criollos en la ciudad de Zacatecas.

Martínez Rivera presenta las llamadas, genéricamente, “reformas borbónicas”, en específico las finanzas del ayuntamiento de la ciudad de Zacatecas. Con precisión expone, cito en extenso: “El eje que articula [la narración del texto] es el ayuntamiento de Zacatecas, parte de analizar cómo se configura la lucha de intereses de la elite en relación con la administración de las finanzas municipales, pues la institución política –el ayuntamiento– logra consolidarse como uno de los espacios sociales preferidos de los grupos de interés económico local, no sólo para expresar inquietudes, sociabilidades y hacer propuestas, sino porque además fue el lugar ‘natural’ que les permitió hacer uso del ejercicio de poder manifestado a través de la autonomía o la libertad en la administración del recurso, como bien se tenía asignado antiguamente”.

Lo presente en el libro proviene de las cuentas municipales, los propios y arbitrios; el destino que tuvieron, en cómo y cuándo se gastaron; los funcionarios que los administraron –cita nombres y refiere circunstancias de los hombres–; da cuenta de cómo paulatinamente fue la formación de grupos que asumieron la representación local y el ejercicio de poder en pos de un bien común. Los conceptos clave que usa para armar el texto, explícita e implícitamente, son: Estado, gobiernos, poder, fiscalidad, autonomía y finanzas en el ayuntamiento, élite, grupos de interés, soberanía, representación, acción política, acción económica, reglamentación y Constitución…

En tres capítulos se da cuenta del análisis sobre el ayuntamiento y los individuos que ‘operaron’ la fiscalidad. Vuelvo a las palabras de la autora: en el empuje del cambio en la corona española, ocurrieron las transiciones –con rupturas y continuidades–. “La gama de disposiciones legales provenían de las autoridades reales, con determinaciones precisas y rígidas, pero eran los miembros del ayuntamiento, que eran también integrantes de la élite económica y política, los encargados de aplicarlas y lo hacían a través de un ejercicio de autonomía municipal y de fiscalidad con base en el bien común”.

En el transcurso del texto hay debate y coincidencia con otros autores. Usted advertirá cómo se ha tratado el ayuntamiento, las finanzas y las élites; y cómo, con base en la información concisa de hombres, acciones, competencias y creencias de los actores objeto de estudio, Martínez Rivera hace contrapuntos y aporta para explicar el complejo paso de un Estado moderno –desde las intendencias y las reformas administrativas impuestas– a la instauración de un Estado en el que la soberanía es legitimada en nombre de la Constitución de Cádiz de 1812. En este libro no hay regateó o concesiones a explicaciones generales, leerá: hubo profundos cambios institucionales y de prácticas políticas en Zacatecas. Los actores locales –con vínculos en otras capitales de provincia– forjaron grupos de interés y los defendieron. Ocurrió así porque “también fueron [intereses] políticos, manifiestos y latentes al seno del ayuntamiento”, una instancia de acción que tuvo ‘encima’ solo al intendente –representante de la corona española–.

Las secciones de La elite y las finanzas en el ayuntamiento de Zacatecas, 1786-1814 van de la explicación de la “estructura fiscal hacendaria y las reformas borbónicas”, luego sigue con la ubicación institucional del ayuntamiento de la ciudad de Zacatecas en la estructura de los gobiernos y cómo los recursos fiscales que obtenía fueron distribuidos según la gestión de los hombres que estaban y de los que accedieron a las instancias encargadas del acopio y gasto en lo que correspondía a la primera autoridad de una localidad: el ayuntamiento. Este libro es un reporte de la fiscalidad –como proceso y acción de gobierno–, de la legislación y su cumplimiento. También trata el comportamiento de hombres que deseaban un lugar prominente en la representación –y, por supuesto, en la acción– presente en las ceremonias religiosas y las correspondientes al conocimiento de los asuntos de la comunidad y su relación con el rey.

El ensayo aporta, y también los anexos proporcionan información para indagar sobre Fresnillo y Jerez. La base de datos, si bien indica como tenue la movilidad de los hombres que procuraron un lugar en los asientos del ayuntamiento de Zacatecas, también arroja cómo esas personas forjaron un grupo que supo agregar la acción política a la preeminencia cultural que mantenían. Me resulta fascinante mirar a Manuel González Cosío como un hombre de prestigio local-regional, ya luego su hijo, de igual nombre, ejercerá liderazgo político en la primera república federal.

 


Los comentarios están cerrados.