Con tanto desequilibrio financiero ya ni rezar es bueno.


Los comentarios están cerrados.