Alberto Chiu
Alberto Chiu

De manera inopinada (al menos así me lo pareció), ayer el alcalde de Guadalupe, Julio César Chávez Padilla, hizo uso de las tan socorridas redes sociales –en este caso el Facebook– para lanzar “al aire” un video (¡en vivo!) en el que, en pocas palabras, básicamente hizo dos cosas: lamentarse por enésima ocasión de que le dejaron un municipio endeudado, y lanzar acusaciones genéricas y exigencias de justicia, pero sin la más mínima precaución de mencionar un nombre.

En lo que él mismo llamó “este compartimiento de la verdad” (así lo dijo), se lamentó (sí, oootra vez) ahora con “los pelos de la burra en la mano”, pues dijo que ya con cifras corroboradas por Hacienda y quién sabe cuántas dependencias más, se sabe ahora que Guadalupe acumula una deuda poquito menor a los mil millones de pesos.

De todo ello, culpó directamente a “la administración anterior”, sin mencionar un solo nombre de funcionarios, áreas involucradas, ni del ex presidente municipal Rafael Flores Mendoza.

Y ya para cerrar su transmisión, adoptó una especie de “espíritu histriónico” (no sé quién se lo haya aconsejado, o quién sabe si se le ocurrió a él solito de último minuto), para alzar la voz (poquito, no tanto), dar tres o cuatro golpes en la mesa, poner cara de “enojado” (poquito, no mucho) y soltar la frase lapidaria: “Justicia, es lo que pide el pueblo de Guadalupe. Justicia y aplicación de la ley”.

Acto seguido, se levantó y salió de cuadro, sólo para revelar que el sofá donde estaba le había quedado chaparro, y por eso le habían puesto unos cojines, que fueron la última escena antes de que se cortara la transmisión. La verdad, me parece que como “muestra de coraje”, o de “ardiente clamor de justicia”, fue bastante chistoso, un tanto ramplón y como que dejó a medio mundo preguntándose “¿qué carajos acabo de ver?”.

El asunto, para algunos analistas, sería el de tratar de dilucidad cuál fue el objetivo de hacer esta transmisión en vivo. ¿Sólo para echarle tierra a “la administración anterior”, llámese como se llame, al cabo la gente está enojada de todos modos? ¿Descargarse de los señalamientos de muchos guadalupenses, a manera de disculpa por la falta de algunos servicios? ¿Estrategia para desviar la atención fuera de sus propios errores de cálculo? ¿Anticipo de una “guerrita de declaraciones” de esas que no llevan a ninguna parte, sino sólo por espíritu protagónico?

Es obvio que el clamor de justicia debe ir acompañado de las denuncias legales formales correspondientes, que espero pronto dé a conocer el alcalde Chávez Padilla. Y obviamente, que informe también las pruebas que presente para sostener sus dichos. Y que a la par de su exigencia de justicia, enderece las acciones y estrategias necesarias para paliar la situación, continuar con su administración, brindar los servicios a sus ciudadanos, y atender las necesidades más apremiantes de su población.

Vamos, pues, que ojalá el video de lamentos no sea pretexto para justificar la ineficiencia.


Los comentarios están cerrados.