Si al presidente no le gustan los lambiscones, a ellos sí el presidente.


Los comentarios están cerrados.