Tan lejos de Dios y tan cerca de las minas.


Deja un comentario