Hasta en las ceremonias protocolarias se nota el cansancio gubernamental.


Deja un comentario