STAFF/NTRZACATECAS.COM
STAFF/NTRZACATECAS.COM

El fiscal general de Justicia del Estado, Francisco Murillo Ruiseco, reveló que al menos 11 estudiantes, cuatro docentes y tres trabajadores administrativos cuentan con medidas de protección en la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Este miércoles, el funcionario acudió al Congreso del estado junto con el rector de la máxima casa de estudios, Antonio Guzmán Fernández, y el secretario de Seguridad Pública, Ismael Camberos Hernández, para plantear estrategias a implementar en la institución educativa.

La reunión, con sólo cinco de los 30 diputados de la LXIII (63) Legislatura, fue para abordar el seguimiento al asesinato de Nayeli Noemí, ocurrido el 10 de abril dentro de las instalaciones de la Unidad Académica de Derecho, de la que la joven era alumna.

En entrevista con medios, Murillo Ruiseco consideró que se deben revisar los protocolos de protección, en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), pues la víctima era acompañada por escoltas cuando ocurrió el homicidio.

“Ahí el secretario [Ismael Camberos] ha respondido a esa circunstancia. Tenemos que fortalecer y reforzar lo que se establece en el código que son las medidas de protección”.

“Hicimos hincapié en esas medidas porque en la universidad, tanto jóvenes estudiantes como maestras y trabajadoras, tienen medidas de protección”, declaró el fiscal.

Aunque aclaró que la unidad encargada de ello no depende de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), expuso que “son varios los casos de la UAZ” en los que el Ministerio Público (MP) solicitó que se implementen este tipo de acciones.

Precisó que son 11 alumnos, cuatro maestros y tres empleados administrativos de la UAZ quienes se encuentran en esta situación y que acuden a distintos espacios de la máxima casa de estudios, desde unidades académicas hasta oficinas de administración.

“Sí tenemos personas. Esa lista la tenemos que mantener en sigilo, no podemos hacerla pública por el propio riesgo que implica, por eso la importancia del plan de prevención”.

“Por eso el plan estratégico de la universidad es muy importante también para nosotros, porque puede existir ese riesgo, dentro y fuera de la universidad”, advirtió.

En cuanto a la responsabilidad de los elementos policiacos encargados de proteger a Nayeli Noemí, Francisco Murillo opinó:

“Esta Unidad de Medidas Cautelares y el secretario [Ismael Camberos] tendrán que tomar las medidas necesarias para corregir esas circunstancias en las medidas de protección”.

Apuntó que si hubiera “omisiones” de las autoridades en los hechos corresponderían a un proceso administrativo y que “seguramente el Consejo de Honor y Justicia [de la SSP] determinará si hay o no responsabilidad y si es necesario dar vista al Ministerio Público”.

Del trabajo de la FGJE, el fiscal anunció que se tiene ya un detenido, quien presuntamente es uno de los autores intelectuales del asesinato de la estudiante y que es procesado por distintos delitos. “Tenemos información importante para lograr la detención de los otros participantes”, adelantó.

Asimismo, reafirmó que el homicidio de la mujer está relacionado con otro ocurrido el mismo día, horas antes: el de un abogado hijo de Juan Manuel Rodríguez Valadez, secretario del Ayuntamiento de Zacatecas.

Por último, Murillo Ruiseco se reservó detalles sobre la otra muerte sucedida ese 10 de abril en Derecho, la de Marcos, cuyos familiares luego denunciaron que fueron policías ministeriales quienes lo mataron, durante el operativo en la unidad académica.

“Hemos dado contestación a la queja en materia de derechos humanos, a la investigación que está haciendo la comisión estatal, y en ese momento daremos a conocer la conclusión”, aseveró.


Los comentarios están cerrados.