FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

PRECAMPAÑAS Y CONTAMINACIÓN

Pues ahora sí que las peras se pusieron a veinte. No contentas con tener a Zacatecas en el hoyo, sin capacidad para frenar su incapacidad, a nuestras republicanas autoridades estatales les ha dado por andar a todo lo que da en sus federalistas aspiraciones para agarrar hueso (de lo que caiga) en el 2021. ¡Ah chingá! ¿En el 2021? ¿Y ya andan como locos? Pues sí, ni más ni menos. Algunos moribundos, que lograron acomodarse en el gobierno para seguir pegados a la ubre presupuestal, pues les dio la comezón de utilizar el aparato para promocionarse en todo lo que sea posible.

Nada más es cosa de entrar a las mentadas redes sociales para ver a fulanito tomarse fotos con quien se le ponga enfrente, valiéndole madre que su actividad burocrática sea otra. Por ejemplo: el encargado de planeación comiéndose unos tacos de garnachas y promocionando el turismo o el encargado de la salud hablando de economía o el que despacha forrajes brindando a la salud de la obra pública. Qué chingaos importa dónde anden o con quién, lo importante es que la raza los vea y hable de ellos.

Ni se diga de la ñora que despacha de manera honoraria en el DIF, quien se deja ver por todo el estado, con el pretexto de que una revista honra a los personajes más influyentes del rancho (jajajajajajajajajajajaja) y aprovecha para ¡festejar su aniversario! Vaya, hasta enormes espectaculares que dan muestras de la republicana y democrática vocación del gobierno, mudos testigos del despilfarro y la chabacanería con que se hace política chicharronera. Pues ¿qué no les da tantita vergüenza? ¿No sienten que perdieron la cordura por ahí en alguna gira de los informes del quinquenio 2ymedio.com?

La neta que eso de despertarte tarde, irte a chambear a madres y toparte en el bule con un espectacular de sobrada vanidad es como para que aceleres y te embarres contra un poste, sentir que estás viviendo en la pinche realidad y no una republicana y religiosa pesadilla (por eso del santo madrazo que te acomodas entre sueños). No sean mala onda, que Protección Civil elimine esa publicidad que genera violencia al mil por ciento. Pregúntome yo: ¿por qué no está en ese espectacular una madre campesina, una obrera, una enfermera, una vendedora ambulante, representando a lo mejor de nuestras mujeres zacatecanas? Porque las revistas fifís no admiten gente extraña que atente contra nuestros valores cristianos y federalistas. No es lo mismo Gucci que Percal, hay niveles.

Así, con esa banalidad, es como se inicia una precampaña, poniendo en el ánimo de la gente a quien se puede chingar a quien se le ponga enfrente (palabra no propia de este humilde servidor). ¿O no es precampaña y ya estoy viendo moros con tranchetes? ¡Oh, dios mío, quita de mi mente esas ideas que tanto dañan a nuestras instituciones¡ ¡Que la furia de los dioses azote mi espíritu conservador! Parece ser que se trataba de un evento, de una revista, para juntar comestibles y medicinas, para llevarlos a la prole del semidesierto, que tanto sufre con las trasnacionales. ¡Yo pecador!

Por un momento me imaginé que alguien del gobierno estatal había ido estos días a la Ciudad de México y se había traído una cepa contaminante que se había regado por todo el rancho y nos hacía ver precampañas donde no había. ¡Puro méndigo altruismo señores! Así que si usted, amigo, piensa ir a la Ciudad de los Palacios en esta época de tanta cochina contaminación, mejor olvídelo y quédese en casa, porque corre el riego de traerse bichos mutantes que se escapan en cada “MAÑANERA” y que generan graves trastornos en nuestra realidad republicano–conservadora. Si fue y se regresó en chinga, es muy posible que tenga mareos leves; si estuvo de dos a cuatro días, lo más seguro es que piense que somos muy democráticos. Si anduvo por allá, más de una semana, es inevitable que agarró el virus de la precampaña.

Lo siento por los zacatecanos, viviremos tiempos difíciles: parece que los bichos ya llegaron.

¡MUJER, MUJER DIVINA, TIENES EL ESPECTACULAR QUE FASCINA!


Los comentarios están cerrados.