Luis Olvera Rosas
Luis Olvera Rosas

EXPERTIS

Leímos que funcionarios de la “Dirección de Educación Ambiental de la Secretaría de Agua y Medio Ambiente (SAMA) capacitó a trabajadores de la presidencia municipal a fin de crear conciencia sobre la utilización y manejo de los residuos sólidos en el basurero municipal” (nota NTR). Sigo sin entender por qué no lo han hecho desde que inició el quinquenio actual, pero, además, esta tarea debería ser cotidiana en las escuelas públicas con todo y padres de familia; mientras, no hay proyectos en: saneamiento de aguas, innovación de técnicas en la construcción de rellenos sanitarios (los requerimientos de BANOBRAS costosos), limpieza de cauces de arroyos y ríos, apoyar a la vigilancia ambiental (entre ello incendios) para evitar y sancionar los delitos correspondientes. Esta manera es muy cómoda de justificar el sueldo.

Tomando en cuenta la opinión anterior, vemos que es muy complejo romper el neoporfirismo que gobiernos del PAN y PRI urdieron durante más de 30 años, comandados por Carlos Salinas de Gortari, sólo interrumpido parcialmente con Ernesto Zedillo, el caso de la venta del petróleo mexicano a compañías extranjeras es trágico, la historia se repitió.

Porfirio Díaz, aprovechando que la propiedad del subsuelo se le otorgaba al propietario del suelo, aprovecho y concedió en propiedad absoluta a los superficiarios en las leyes mineras de 1884 y 1892 y en la primera Ley del Petróleo, en diciembre de 1901 con facultades, Díaz empieza a dar concesiones petroleras y en la barbarie de vendepatria, reconoce que los dueños de los predios pueden explotar hidrocarburos sin necesidad de concesión alguna, es así el inicio de uno de los despojos de nuestros recursos naturales, con la llegada de  monopolios internacionales como; la Standard Oil, la Mexican Sinclair Petroleum, y la Royal Dutch Shell. Fue muy difícil revertir la acción.

Con Venustiano Carranza, y legisladores auténticamente revolucionarios de la talla de Heriberto Jara, Francisco J. Mújica, Esteban Baca Calderón, Cándido Aguilar, Froylán C. Manjarrez y Pastor Rouaix y un gran pensador de la Revolución Mexicana, Andrés Molina Enríquez, en el Congreso Constituyente de 1917 se aprobaron los artículos 27 y 123 constitucionales. El artículo 27 en la Constitución se le da el reconocimiento de institucionalizar la propiedad de los recursos naturales con pleno derecho de la nación de los recursos nacionales, administrada por el Estado y destinada a asegurar desarrollo, progreso e independencia soberana del país, incluido el petróleo.

Igual a lo sucedido en la actualidad, las compañías que tenían yacimientos petroleros bajo el manto de los permisos porfirianos protestaron y organizaron huestes mercenarias apoyados por los gobiernos extranjeros de donde provenían las compañías, no querían someterse a la tutela del estado, hablaban de defender la libre empresa, jamás leyeron a Kant sobre el significado de la nación.

La compañía petrolera inglesa El Águila, inauguró en 1914 una refinería en el margen izquierdo del Río Pánuco, con el nombre “Doña Cecilia”, llamada después, “Ciudad Madero” con una producción de 20,000 barriles diarios. En 1915 la Estándar Oil Co., construye en Tampico Tamaulipas otra refinería con capacidad de 10 mil barriles diarios. La Huasteca Petroleum Co., construye la refinería en Mata Redonda, Ver. con producción de 75,000 barriles diarios.

Obregón nada puede hacer para reafirmar la soberanía de los recursos naturales para México, es con Plutarco Elías Calles la publicación del Reglamento de Agencias e Inspecciones Técnicas del Petróleo, destinado a normar la explotación, se publica la Ley del Petróleo primera ley reglamentaria del artículo 27 constitucional en el ramo petrolero.

Actualmente, no sucedió lo que en aquellos años del gobierno de Calles, el embajador estadounidense James P. Shefield, amenazó con la suspensión de actividades, pago de impuestos y el desempleo cuando estaba el amago de la Guerra Cristera.

Es hasta Lázaro Cárdenas, en una lección de política de altura y factores internacionales, ante la soberbia de las compañías extranjeras de no acatar laudos a favor de los trabajadores en una huelga que amenazaron a un verdadero presidente, el 18 de marzo, el presidente Lázaro Cárdenas del Río decreta la expropiación del petróleo a favor de la Nación, lo acompañó el pueblo en la medida, colaborando con el pago a la indemnización, fue un simbolismo del apoyo de los mexicanos a Cárdenas.

Hubo agoreros del desastre allegados a las compañías extranjeras, ¿le suena a lo que ocurre en la actualidad? Sin embargo, México siempre ha tenido excelentes ingenieros en sus instituciones públicas, el testimonio del ingeniero José Ornelas Canales lo demuestra: “Ese día 19 de marzo llegamos y estaban paradas las plantas Lo peor fue cuando quisimos echarlas a andar y nos encontramos con que los archivos estaban vacíos; con las ganas inmensas de resolver las cosas, juntamos todos los apuntes que había hecho cada trabajador y lo que sabíamos por experiencia y así las echamos a andar Y es que teníamos el orgullo muy en alto”.

Esos son mexicanos, que existen hoy en Petróleos Mexicanos listos para contribuir a recuperar los bienes de la nación, con la posibilidad de aplicar su conocimiento en actualizar las refinerías existentes y sin temor a los retos de la construcción de una nueva.

Eso de que los mexicanos no tenemos “expertis”, es de las patrañas de los que tienen intereses con empresas trasnacionales.

Desde hace tiempo, he manifestado el escaso apoyo de la educación en los campos de la ingeniería, en todos niveles, auspiciados por rectores, aun en las grandes instituciones de enseñanza superior, pero peor la de los estados, como la UAZ.

Es el momento de apoyarse en los conocimientos tecnológicos en los egresados de la UNAM, Politécnico, UAM y fortalecer a las ingenierías en las instituciones de enseñanza superior de los estados, porque estos mexicanos de alto nivel de estudios podrán con eso y mucho más, el tema nos dará para seguir en el debate.


Nuestros lectores comentan

  1. Xochitl Cecilia Ciurana Coutiño

    Desde hace poco mas de 40 años se ha dado por denostar y desmitificar a la enseñanza pública en general así como a la egresados de esas mismas instituciones, e ha querido ir y apostar a la enseñanza privada para el lucro y beneficio ni sólo de los empresarios dueños y copaetícipes de estas institución es sinontambien al clero, la terrible mafia cancerosa de un pueblo creyente y sumiso, haciendo que la aspiracion de muchos mexicanos sea pertenecer a instituciones de cotre privado que a voz en cuello despreciaba la enseñanza, preparación y eficiencia de los profesionales egresados de UNAN, ION, UAM y las estatales, quienes en más de un millar de veces han demostrado su valía preparación, conocimientos y y eficiencia laboral por lo que no es de extrañarse que ahora los partidos de oposición auguran y se miden de las ideas y hechos presidenciales de que los mexicanos SI PODEMOS echar a andar a la industria petrolera mexicana