STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- Morena en la Cámara de Diputados busca revivir el proceso de extinción y liquidación de la compañía Luz y Fuerza del Centro (LyFC), realizado en 2009 mediante un decreto presidencial de Felipe Calderón.

Las legisladoras federales Erika Vanessa del Castillo Ibarra y Nelly Minerva Carrasco Godínez presentaron un exhorto para desclasificar todos los documentos relacionados con la liquidación de la compañía y con el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), pues consideran que ha existido opacidad, falta de transparencia e irregularidades.

Del Castillo Ibarra afirmó en un comunicado que en el proceso se ocultó el pasivo laboral de 80 mil millones de pesos que pertenece a los trabajadores electricistas y decenas de documentos se mantienen aún en secreto de Estado.

Carrasco Godínez, integrante del SME, según su currículum oficial, y secretaria de la Comisión de Derechos Humanos, criticó que las cuestiones relativas a la energía eléctrica y a LyFC se consideren temas estratégicos, e incluso, de seguridad nacional.

«Sabemos que la finalidad (de la extinción) era distraer del verdadero motivo: la privatización del sector energético, a partir de ese evento, se viene en cascada la pérdida de la soberanía energética, así como el golpe brutal a los contratos colectivos de trabajo con la Reforma Laboral», sostuvo.

Para Carrasco Godínez la documentación ha sido clasificada con la intención de evitar que el pueblo de México se entere del huachicoleo eléctrico que había en la zona centro del País.

La noche del 10 de octubre de 2009 la Policía Federal Preventiva ocupó las instalaciones de LyFC, ya que se publicó el decreto presidencial que ordenó su liquidación argumentado su ineficiencia operativa y financiera, que representaba un costo tan elevado que ya no resultaba conveniente para la economía nacional.

El proceso dejó a los miembros del SME sin trabajo y desde entonces han presionado al Gobierno para obtener beneficios.

El año pasado, durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, se firmó un acuerdo entre el Gobierno federal, la Sociedad Generadora Fénix, una empresa creada por el SME, y la compañía portuguesa Mota-Engil para comprarle energía durante un cuarto de siglo a esta última.

Además de ese pacto, el Gobierno también entregó a Fénix 15 plantas hidroeléctricas y una termoeléctrica y 40 inmuebles entre fábricas y talleres, y aceptó pagar liquidaciones por 5 mil 401 millones de pesos a 15 mil 403 ex trabajadores.

Según el comunicado, la propuesta de exhorto fue turnada a la Mesa Directiva de la Comisión Permanente del Congreso.

 


Los comentarios están cerrados.