FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

LAS ENFERMEDADES

¡Qué gacho es andar enfermo! Y es la neta mis estimados lectores. No existe nada más incómodo que andar al 10 o 20 por ciento, porque nuestro cuerpo protesta de tanta friega que le ponemos. A una fuerte infección estomacal (con su respectivo “córrele que te alcanza”) le agrego una cirugía bucal y un dolor de garganta que me pusieron nocaut en la semana que recién termina. Andaba de la puritita fregada, como la economía y la política en nuestro estado. Pero, gracias a mis médicos, que me atendieron para seguir en la chacota.

Y no sólo un servidor anda enfermo, nuestro país anda igual y Zacatecas ¡PEOR! Imagínense a nuestro maltrecho estado de la unión, como si fuera una persona. De que no le duele una cosa le duele otra, sin que los médicos atinen cuál es el mal que le aqueja. Y como todos nos sentimos especialistas, en chinga diagnosticamos: es un fuerte virus llamado CORRUPCIÓN. Otros dirán que es el SÍNDROME ME VALE MADRE, algunos más señalarán que es la enfermedad de la CUARTA TRANSFORMACIÓN.

Grandes males afectan a Zacatecas, sin lugar a dudas. Pero la medicina que le han recetado parece no funcionar, pues no le pueden controlar la presión, la fiebre, la fatiga, el dolor y la diarrea financiera. Los medicamentos, parece ser, son los equivocados y nuestras defensas han ido a la baja. Y cómo no han de estar bajas cuando nuestro Poder Legislativo se la ha pasado de pachanga, sesionando cuando se les hincha y haciendo el vacío de manera recurrente. ¿Pues qué no cobran a toda madre? Miles de zacatecanos ya quisieran cobrar la tercera parte de lo que se embolsan quincenalmente. Pero a ustedes, diputados, les vale madre y –por si fuera poco- tienen el descaro de llevar justificantes del Dr. Simi pretendiendo que no les descuenten el día.

Y ni hablar del Ejecutivo estatal. ¿Neta se sienten satisfechos de su desmadre? Porque gobernar no es andar anunciando ferias o coronando reinas. Nelson, mis amigos. Andan muy chuecos. Por eso el desmadre institucional que existe. Casi 80 días del bloqueo en Peñasquito (al momento de escribir estas líneas) y el problema está más estancado que el agua de la Encantada. Es más, ni los pelan ya para destrabar esa bronca, son otros actores políticos los que traen la pelota y nada más no se la prestan. Es pregunta ¿gobierna Narro o Tello?

Con razón el estado está enfermo: lo atiende el yerbero y no el médico. Y miren que antes lo atendía un charlatán que lo dejó en coma con obras chafas, desfalcos y demás pillerías. El pobre estado quedó flaco, cansado, ojeroso y sin inversiones. Aaahhhh, pero con un “Contrato” (que más parece testamento) en el que existe el compromiso de sacar al enfermito del hospital para que descanse en casita rodeado de la familia y con la atención debida. Pero la cosa no es así, ni mucho menos es un cuento de hadas (más bien es de terror).

Las broncas parecen no tener fin. La inseguridad, el desabasto de agua (el proyecto quinquenal Milpillas parece chupar Faros), la contaminación, la nula obra pública (admitida por el mismo gobierno), las broncas con el pago al magisterio, la nómina gubernamental inflada (según el mismo gobierno), la falta de tino político. ¡Uta! El enfermo se agrava día a día. Es pregunta ¿al gobierno le interesa Zacatecas? Porque con los hechos parece lo contrario. Se echa la casa por la ventana para anunciar una feria donde la lana parece sobrar; se anuncia con banda y cuetes la visita de grandes “artistas” para que los zacatecanos se diviertan y se olviden del desmadre que existe.

Zacatecas está enfermo y es necesario reconocerlo. El médico y las medicinas no han funcionado. Es necesario un diagnóstico serio y todos los análisis posibles para saber con exactitud dónde está el problema que aqueja al enfermo. Listo lo anterior, determinar el tratamiento óptimo y la medicina necesaria. Por lo pronto, no chinguen tanto al enfermito. Déjenlo descansar y prepárenlo para lo que sigue, porque parece que la recuperación va para largo.

¡ME DUELE LA CABEZA, ME DUELE EL CORAZÓN, RÁSCAME LA PANZA QUE TENGO COMEZÓN!


Los comentarios están cerrados.