STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- Gabriel Lombardi, miembro fundador del foro analítico del Río de la Plata de la escuela del Campo Lacaniano, impartió la Conferencia Magistral “La elección íntima. El decir del sujeto dividido al ser hablante” en el museo de arte Abstracto Manuel.

El afamado psicoanalista estuvo en compañía de Hans Hiram Pacheco García, director de la Unidad Académica de Psicología y quién impulsa el ciclo de conferencia con el experto, quien se refirió que él ha estudiado el termino de manera más contemporánea señalando el análisis desde un polo hacia otros, es decir, el sujeto tal como lo encontramos muchas veces en la consulta, “herido, dividido, partido desgarrado”, la trayectoria que llevaría a través del decir del análisis hacia la posición del ser hablante que asume su identidad y a su condición de ser viviente hablante.

Agregó que en ciertos ámbitos el término viviente suena mejor que el ser, como el decir en análisis es un decir que lleva al sujeto dividido entre la vida y el lenguaje, a una posición en cierto sentido de entereza de integridad de determinación.

Lombardi aseguró que su trabajo clínico comenzó a cosechar lo que encontró a partir de dos hallazgos de lectura que le brindaron un modo más personal, para saber lo que sucede en los análisis y comportamientos como analizante y actualmente como analista.

El psicoanalista argentino dijo que durante sus consultas con sus paciente halló los que podría parecer lejano en el contexto teórico que manejan los psicoanalistas y que sin embargo, el efecto fue la demarcación nítida lograda entre los años 1931 y 1937, por un psicoanalista alemán y un matemático inglés, en donde la relación íntima entre procesos automatizables y aquellos otros procesos del lenguaje matematizado en los que intervienen una elección, un deseo una iniciativa.

Al respecto mencionó que Alan Turnin en 1936 pública el texto “Maquinaria computacional”, ligado a cierto problema de la decisión en donde habla sobre cómo podrían funcionar las máquinas, y como éstas remplazaron al hombre en la revolución industrial y permitieron el pasaje de la esclavitud a la proletarización de amplias masas de trabajadores en el siglo XVIII.

Señaló que el especialista pretendía hacer, que por medio de los algoritmos se pudieran eficiente cosas que son automatizables; “hasta parecería que algunos de nuestros síntomas, de nuestros rituales como el de vivir la vida, de saludarnos, encontrarnos, de elaborar ideas y hasta de interpretar tratamientos, muchas veces parecen automatizables”.

Indicó que eso es un término de expresión de elección íntima, al tiempo que afirmó que el sujeto se desdobla al hablar con el psicoanalista, por lo que ese simil de una máquina que automatiza las acciones y vivencias contadas por el paciente, podría tener una determinada automatización en el diagnóstico.

Lombardi es invitado también por la maestría en Clínica Psicoanalítica que ofrece la Unidad Académica de Psicología, ofreció además el seminario “Violencias”, en el auditorio de la esa escuela en la que aobordó “Exclusión, consumos, género, sensibilización e intervención analítica”.


Los comentarios están cerrados.