FISCALIZADORA

La morenaza senadora zacatecana Soledad Luévano se puso de nuevo su traje de investigadora y su capa de paladín de la justicia, para enfilar otra vez las baterías de cañones ahora en contra del actual góber, Alejandro Tello, dizque porque le encontró que en una factura de hotel, de uno de sus viajes extranjeros, el góber puso un domicilio fiscal ¡de España!

Según dio a conocer en redes sociales, ya anda investigando cómo y por qué tiene ese domicilio, qué operaciones se respaldan ahí, por qué ese lugar se identifica con empresas que hacen operaciones financieras internacionales (facturas y toda la cosa), y varias cosillas más. Tras su publicación, le llovieron comentarios a la senadora. La mitad le decían que mejor se ponga a trabajar en el senado; la otra mitad, que mejor deje el senado y se meta de detective…

MALA PUNTERÍA

No se tardó mucho el gobierno del estado en pescar el anzuelo y lanzarse a responderle a la senadora Luévano, aunque a decir de los chismosos de Palacio, escogieron al menos indicado para lanzar la contestación, pues dejaron que el secretario general de Gobierno, Jehú Salas Dávila, lo hiciera también a través de las propias redes sociales. Se puso a su nivel.

Pero vaya manera de “ayudarle” y “defender” a su jefe, el góber Tello, pues salió Salas con la batea de que eleven “el debate a las ideas, no a la simpleza de un domicilio”. ¿O sea que no le dio importancia a lo que podría estar pasando en ese domicilio extranjero, sino sólo al domicilio en sí? Caray, los chismosos de Palacio se siguen preguntando cómo es que le permiten a Salas echarle más tierra a su jefe…

QUÉ EFICIENCIA

Quién sabe qué habrán desayunado ayer nuestros diputados locales, o quién sabe si los habrán regañado en bloque o por partido, pero el chiste es que aparentemente se pusieron a chambear “rapidito”. En un solo día, sacaron la designación de la presidencia de Derechos Humanos y de la Auditoría Superior del Estado, y reclamaron el Fondo Minero, y varias linduras más.

Sin embargo, en los mismos pasillos del Congreso del Estado las víboras que ahí pululan no se extrañaron nada de este comportamiento, y se decían unos a otras: “¿Y qué chiste tiene, si ya les habían dado línea de todo eso? Nomás se estaban haciendo guajes”. De modo que esa aparente “expedita productividad legislativa” fue, dicen los lenguas largas, resultado de acuerdos que ya estaban tomados desde hace tiempo. Pero les encanta hacerle al monje

¡TODO BIEN!

Trabajadores del Seguro Social (IMSS) en Zacatecas están bastante “sacados de onda”, luego de las declaraciones de Marco Antonio Trejo Acuña, supervisor médico delegacional del programa IMSS Bienestar, quien asegura que aunque ya se cerraron 9 unidades médicas urbanas, en realidad no hay ninguna afectación a los beneficiarios. ¡Mah!

Según esos preocupados empleados del IMSS, parece que el funcionario está también en otro canal donde no se ve ningún problema, ni por el cierre de unidades, ni por la falta de medicamentos, ni porque vayan a despedir personal, ni por las posibles dificultades que tendrán miles de derechohabientes para cambiar de clínica. Y se preguntan: ¿Pues qué les estarán dando en los alimentos, que de repente piensan que todo es color de rosa?


Los comentarios están cerrados.