Para desplantes políticos, los de un gobernador apolítico.


Los comentarios están cerrados.