GUILLERMINA MIRANDA | NTRZACATECAS.COM
GUILLERMINA MIRANDA | NTRZACATECAS.COM

JEREZ DE GARCÍA SALINAS.- Derivado de que el Ayuntamiento no tiene control sobre las condiciones en las que se desempeñan las meretrices de la zona de tolerancia, no garantizan si las trabajadoras acuden a las revisiones médicas obligatorias.

La directora del Centro de Salud, Luz Helena Silva Almaraz, reconoció que es significativa la disminución de prostitutas que acuden semanalmente al chequeo, en el que se les practican detecciones de enfermedades como sífilis o sida, y se les dota de preservativos, a fin de evitar Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

“La situación prevalece desde hace alrededor de tres años, ya que antes se atendían alrededor de 30 personas por semana y, en la actualidad, el número máximo es de siete”, reconoció Silva Almaraz, al explicar que cuando el número era mayor, el municipio tenía designados trabajadores que se encargaban de revisar el tarjetón que garantiza que están libres de algún padecimiento.

“Nosotros nos encargamos de la revisión semanal a quienes acuden al Centro de Salud a solicitarlo, pero, acudir a la zona de tolerancia para que vengan, le corresponde a la Presidencia Municipal”.

Agregó que para evitar enfermedades de transmisión sexual o cualquier otra, previo al periodo ferial se emitió un oficio para que la autoridad competente notificara a las meretrices y hubo un incremento en el control, pero terminó junto con el mismo periodo, por lo que consideró “necesaria” la vinculación del Ayuntamiento.

“Ojalá que haya esa responsabilidad en salud, nosotros la tenemos y esperamos que también se dé en quien corresponde”, expresó.

En entrevista por separado, uno de los propietarios de un establecimiento en la zona de tolerancia confirmó que desde hace varias administraciones no se realizan los operativos para verificar que el personal tuviese el tarjetón de salud al corriente.

“Aquí conmigo ya saben que si no lo traen no pueden trabajar, pero no es justo que el resto no se preocupe por mandarlas, porque cuando surge alguna situación generalizan, a mí me afecta.

“Los inspectores de alcoholes vienen a hacer su trabajo, pero ellos no están facultados para revisar eso que está marcado en el bando de policía; desde hace años no se paran los policías a revisarlas, por eso la mayoría de los establecimientos no se han preocupado por mandarlas”, demandó, al estimar que son, al menos, 25 trabajadoras las que laboran en los cinco bares del lugar.

Pese a que el propietario de uno de los bares confirmó que no hay verificaciones, el secretario de gobierno, Liborio Carrillo Castro, justificó que son los inspectores de alcoholes quienes hacen la revisión diaria.

Además, dijo que los propietarios tienen el compromiso de enviar a su personal al Centro de Salud y reconoció que hay un lugar que no contrata mujeres si no tiene los permisos en regla.

Contrario a las declaraciones de la directora del Centro de Salud, expresó: “platicamos con la doctora Luz Helena y nos dice que sí ha ido gente a estarse revisando”.

Luego, abundó: “no es de dudarse que haya por ahí dos o tres personas que puedan estar en una cantina, o cuestiones de ese tipo, pero no tenemos detectada una queja formal en ese sentido”.

Tras confirmar que el control está estipulado en el Bando de Policía y Gobierno, informó que son alrededor de 25 meretrices las que trabajan en los cuatro bares de la zona de tolerancia, y el Centro de Salud tiene un área destinada a darles la atención.

 


Los comentarios están cerrados.