FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

Doña Cruz: Pos ya está decidido. Pediremos audiencia con el Obispo para pedirle su santa opinión y buscar su apoyo contra estos actos del demonio. Ahora que se forme la comisión

Ésta es una de tantas historias, tan comunes y tan cerca de nosotros, que parecen la pura neta. Pero la realidad es más méndiga. Chale.

Gran alboroto en el rancho cuando se enteran de que los diputados quieren aprobar los matrimonios igualitarios.

–Doña Cruz: ¡El demonio anda suelto! ¿Pos qué se creen esos jijos? Mira que si se atreven a aprobar esa cosa, nos caerá una maldición.

–Doña Gume: Ni me lo diga. Apenas ayer me lo dijo mi viejo. ¿En qué están pensando esos diputados? ¿A dónde iremos a parar?

–Doña Lola: ¡Sodoma y Gomorra! Ni más ni menos. Tenemos que hacer algo inmediatamente, esto no puede pasar.

–Doña Cruz: ¡Así es! Llamen a las demás vecinas para tener una reunión urgente.

Las señoras del barrio rápido recorren las viviendas invitando a otras mujeres. Una hora después, quince damas temerosas de Dios se reúnen en casa de Doña Cruz.

–Doña Cruz: Señoras, es necesario que nos organicemos para protestar con todas nuestras fuerzas para evitar que el demonio se apodere de nuestro pueblo. Nuestros supuestos representantes van a aprobar el matrimonio de hombres con hombres y de mujeres con mujeres. Tenemos que hacer algo para evitar este acto contra la naturaleza.

–Doña Gume: Sí. No podemos exponer a nuestras familias, a nuestros hijos, a ver espectáculos bochornosos. No podemos permitir que esos malos ejemplos cundan por el pueblo. Somos los ojos y los brazos del Señor. Amén.

–Doña Lola: Tenemos que buscar al Padre Horacio para que nos asesore y nos ayude en oración.

–Doña Chiquis: ¡Ay no, él no!

–Doña Cruz: ¿Y por qué él no?

–Doña Chiquis: Pos es que ya se fue de la iglesia. Parece que tuvo un problema con unos monaguillos y pues… se fue.

–Doña Gume: Uy sí, no me acordaba. Se apartó del camino del Señor.

–Doña Mine: ¿Y si le decimos al Padre Melchor?

–Doña Lola: Menos. Ya tiene como un mes que no suelta la botella. Ya ven que le dio por ponerse hasta las chanclas. Creo que ya fue a Alcohólicos Anónimos, pero aún no está bien.

–Doña Guille: Por a mí se me ocurre decirle al Padre Honorio.

–Doña Cruz: No, ese comunista nomás no. Con las greñas que se carga y esas ideas exóticas capaz y nos lleva para apoyar esa abominación. Además anda en eso de los derechos humanos con Solalinde.

–Doña Maruca: Pos creo que tenemos que ir con el señor Obispo a que nos asesore. Él sí sabe lo que hay que hacer en estos casos. Además acaba de estar con su Santidad en una reunión. Nos lo dijo en misa de 9. Ya ven que el Papa Panchito está en contra de esos matrimonios del demonio.

–Doña Gume: Tiene razón Maruquita, nadie mejor que el señor Obispo para darnos una opinión cristiana, además de todo su apoyo. Yo estoy a favor de ir a visitarlo.

–Doña Cruz: Pos ya está decidido. Pediremos audiencia con el Obispo para pedirle su santa opinión y buscar su apoyo contra estos actos del demonio. Ahora que se forme la comisión. Yo no me anoto porque tengo un montón de ropa que lavar y como cae agua cada semana, pos quiero aprovechar.

Las señoras discuten sobre quien formará la comisión. Al final solo Doña Maruca y Doña Guille quedan anotadas.

–Doña Maruca: Viejas chirinoleras, todas molestas, pero nadie quiere hacer nada. Sólo gritar y ya. Mejor organicemos un rosario Doña Guille a lo mejor nos va mejor.

–Doña Guille: Pero que sea en la noche porque salgo de trabajar tarde. Primero comer que ser cristiana.

¡YO LOS DECLARO MARIDO Y MARIDO Y ESPOSA Y ESPOSA!

 


Los comentarios están cerrados.