MANUEL IBARRA SANTOS
MANUEL IBARRA SANTOS

La ciencia y la economía del conocimiento en Zacatecas

Las sociedades contemporáneas tienen incuestionablemente como motor del crecimiento y desarrollo económico, el estímulo, promoción y producción de conocimiento científico y tecnológico de frontera. ¿Cómo se encuentra Zacatecas al respecto? ¿Cuál es nuestra circunstancia en materia de investigación en el 2019?

La realidad coloca a Zacatecas en los últimos 7 lugares en el país en el registro de avance científico, y en la entidad sólo contamos con el 0.8 por ciento del total de los científicos pertenecientes al Sistema Nacional de Investigadores (SIN).

El Centro de Análisis para la Investigación e Innovación (CAIINNO), en el levantamiento del último y más reciente Índice de Ciencia por entidad, con datos de finales del 2018, ubica a Zacatecas en el ranking nacional en el lugar 26, sólo antes de Nayarit, Veracruz, Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca.

Igualmente, Zacatecas se encuentra entre los estados que menos inversión pública y privada destina a ciencia y tecnología, pues se posiciona en el lugar 27. Los que más recursos canalizan a este rubro son la CDMX, Sonora, Baja California Sur, Yucatán, San Luis Potosí, Nuevo León y Colima.

Todos los especialistas consideran que la base, el fundamento y los cimientos de la innovación, se encuentran en la existencia de una educación de excelencia. Sin embargo, contamos con una oferta poco innovadora y que alienta, sí, por otra parte, la mediocridad. En enseñanza básica de calidad nos colocamos en el lugar número 22, cifra que revela los grandes esfuerzos que debemos hacer para ser mejores.

Para crear el Índice Ciencia por entidad se contempló el estudio y análisis de 12 dimensiones, entre las que destacan las siguientes: contexto general y combate a la pobreza; inversión pública y privada; situación actual de la educación superior; enseñanza básica de calidad; producción científica; empresas innovadoras; propiedad intelectual y uso de tecnologías de la información, entre otros elementos.

 

La ciencia y

la fuerza de

las naciones

Hoy en día, una sociedad es fuerte social y económicamente, si invierte cantidades significativas en ciencia y se privilegia, por otra parte, la formación de capital humano y la educación de excelencia.

Las naciones desarrolladas lo son porque invierten elevadas cantidades de dinero en ciencia y tecnología. Así, por ejemplo, Estados Unidos de Norteamérica destina al año casi 500 mil millones de dólares, según datos dados a conocer por la UNESCO; China, 400 mil millones de dólares; Japón 180 mil millones; Alemania, 100 mil millones. México, apenas canaliza 5 mil millones de dólares.

La inversión per cápita en ciencia en las naciones desarrolladas, en promedio, es de mil quinientos dólares por persona; en el caso mexicano, es de 40, muy lejos de los parámetros de corte internacional.

En el contexto nacional, Zacatecas es, por su parte, una de las entidades que menor presupuesto destina al capítulo de ciencia y tecnología. Por si fuera poco, ocupamos en la república uno de los últimos lugares en procesos de innovación.

 

La cuarta revolución industrial

 

Uno de los fuertes compromisos que Zacatecas tiene en materia económica es insertarse en la dinámica de la nueva revolución industrial que vive la humanidad, la cuarta en la historia, cuyo motor y componente central es la innovación y el uso de las tecnologías de la información.

Cinco megatendencias caracterizan la revolución que experimenta la economía en el mundo. Éstas son las siguientes: 1) La robótica avanzada; 2) los procesos nanotecnológicos; 3) la impresión en tercera dimensión; 4) la genética y biotecnología; y 5) la hiper/conexión y digitalización.

Las naciones como mayor desarrollo en robótica industrial, son en orden de importancia, las siguientes: i) Corea del Sur; ii) Singapur; iii) Alemania; iv) Japón; v) Suecia; vi) Estados Unidos; y vii) China.

En Zacatecas requerimos de renovadas políticas de promoción de ciencia y tecnología, que concilien con la idea de contar con una educación de excelencia, como cimiento y resorte de la innovación.


Los comentarios están cerrados.