SE QUEDA ATRÁS

Por la izquierda y aparentemente a toda velocidad, medio mundo se dio cuenta de cómo el alcalde de Fresnillo, Saúl Monreal Ávila, rebasó a las bravas al mismísimo góber Alejandro Tello, pues ya desde ayer anunció y le puso plazo fatal a la llegada de la Guardia Nacional… por lo pronto al Mineral fresnillense. Ya sobre su llegada al estado, que lo anuncie otro… después.

A decir de los más chismosos de la capital, quienes vieron desde acá la salvaje rebasada, se nota (o por lo menos así lo hace notar) que Saúl mantiene su propio contacto con la Guardia, quizás con el Ejército, y hasta con el mismísimo Ismael Camberos, secretario de Seguridad Pública. Pero entonces, se pregunta la gente: “¿Acaso pues ya todos rebasan al góber Tello?”. Pues no, no todos… nomás Saúl, dicen.

RE-TRABAJOSOS

A riesgo de que nadie lo crea, varios lenguas largas del Congreso del estado destilaron en el frasco de veneno un chisme muy ponzoñoso: dizque los diputados son rete-bien-trabajadores. ¿Cómo lo ve? Así que tras ir a buscarlos ayer, efectivamente resultó que no había ni uno de ellos en sus oficinas del Palacio Legislativo. Ni uno, lo leyó bien.

Ah, pero es que según eso, todos y cada uno de ellos andaban ayer en todos y cada uno de sus distritos, atendiendo a sus muchos votantes y representados, y por lo tanto no podían ser contactados de ninguna manera, ni por celular, ni por redes sociales, ni con palomas mensajeras. Como ya se percató, el chiste se cuenta solo, pero lo más hilarante es que el tonto que lo contó… fue el comunicador del Congreso, Miguel Ovalle. ¿Quién se la cree?

PURO TEATRO

Parece ser que el alcalde guadalupense Julio César Chávez Padilla ya convirtió el ayuntamiento en una pequeña “zona de guerra” entre él y sus presuntos enemigos, como el ex alcalde Enrique Flores Mendoza, a quien prácticamente ha acusado, una y otra vez, de ratero y traidor, nomás. Cosa que a éste tiene sin cuidado, pues primero –dice– se lo tiene que probar.

Lo más chistoso de la situación, comentan varios viperinos que los conocen a ambos de tiempo atrás, es que finalmente el acusante Chávez Padilla ¡fue al mismo tiempo su viejo compañero de gabinete y cómplice de andadas de Flores Mendoza! Y según aseguran quienes los conocen, hay que recordar que cuando eran cuates y compañeros se cubrían todo, y en todo se ponían de acuerdo. ¿Quién dice que no lo están haciendo ahora?

MAL Y DE MALAS

De por sí, nomás no parece llegar la hora en que la Secretaría de Seguridad Pública, o cualquiera de las corporaciones policiacas, puedan decir que ya gozan de “cabal salud” en cuanto al llamado “estado de fuerza”. O sea que ninguna tiene, ni de lejos, el número suficiente de elementos. Y ahora, lo que nos faltaba: el secretario Camberos ya anunció que va a correr a más efectivos, porque no pasaron los exámenes de control y confianza.

Y no sólo eso, sino que como también ya los habían reprobado en otras corporaciones, pues tendrán que quedar fuera de todas. Con razón, dicen los más chismosos, ya anda que se le queman las habas para que pronto, lo más pronto que se pueda, llegue la Guardia Nacional a Zacatecas, a ver si le echan una manita… o por lo menos para tener a quién echarle la pelota.


Los comentarios están cerrados.