Alberto Aguilar
Alberto Aguilar

DE CARA A las muchas interrogantes que aún prevalecen en el escenario de EU y Canadá, se ve cuesta arriba que la ratificación del T–MEC pueda cristalizarse en julio.

Los tiempos se observan muy forzados y quizá habrá que esperar hasta septiembre.

De ahí que algunos expertos hayan cuestionado la premura del Senado encabezado por Mario Delgado para ratificar ese acuerdo, sin esperar escenarios de lo que sucede en el entorno interno de sus dos socios.

El propio Donald Trump ya se refirió la semana pasada a la posibilidad de conceder algunos ajustes a los demócratas encabezados por Nancy Pelosi como medio de negociación para sacar adelante el también conocido como USMCA.

Si ese fuera el caso, deberá echarse mano de cartas paralelas ya que el Senado mexicano avaló el actual documento.

Armando Ortega, presidente de la Cámara de Comercio de Canadá (CANCHAM), hace ver, sin embargo, que la reapertura del T–MEC no sería un caso excepcional. Con el TLCAN, suscrito por George Busch, hubo que realizar algo parecido ya en la gestión de Bill Clinton.

Un expediente por demás polémico es el laboral. Los demócratas ya han advertido que en ese terreno se van a requerir mecanismos efectivos para garantizar que México cumpla sus compromisos, puesto que de otra manera lo pactado en ese renglón va a quedar como letra muerta.

Desde el punto de vista político, no sólo Trump deberá superar dificultades internas. También el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, no tiene todas consigo en la elección a realizarse en un par de semanas. Su imagen se ha visto afectada por algunos escándalos ligados a Huawei y la famosa constructora local SNC Lavalin.

Pero ahora, además la polémica determinación de solicitar arbitrajes para nulificar algunas cláusulas de los contratos pactados para diversos gasoductos de IENOVA de Carlos Ruiz Sacristán, TransCanadá de Robert Jones, Carso de Carlos Slim y ahora también FERMACA de Fernando Calvillo rompe la seguridad que requieren los inversionistas para invertir en México.

Ayer la US Chamber of Commerce que encabeza Tom J. Donohue, una gran aliada de México para empujar el T–MEC, manifestó que dichos recursos constituyen una muy mala señal para atraer inversiones a México e instó al presidente Andrés Manuel López Obrador a respetar su compromiso establecido en Mérida para honrar los contratos existentes.

El propio Moisés Kalach, mandamás del “cuarto de junto” para el T-MEC, dijo que la polémica relativa a los contratos de esos gasoductos será otro factor que va a complicar la ratificación del T-MEC por parte de EU y Canadá, porque es un mensaje que produce confusión y genera malestar.

Le adelanto que al interior del CCE que preside Carlos Salazar también hay un fuerte desaliento. Y es que ese tipo de determinaciones merman la confianza que se requiere para invertir.

De hecho, parece que habría la intención de buscar una entrevista con el presidente para solicitarle que reconsidere modificar las cláusulas de contratos que fueron suscritos por el gobierno federal.

De hecho, el arbitraje es para cuestionar lo que se suscribió en el régimen de Enrique Peña Nieto.

Así que si el panorama del T-MEC ya tenía más de un escollo a superar, ahora agregue cuestionamientos en EU y Canadá por la falta de respeto a los contratos y las leyes en detrimento de la certidumbre. Otra muy mala señal.

+++

RESULTA QUE EN la próxima Cumbre Empresarial de la Alianza del Pacífico a realizarse este jueves y viernes en Lima, ya también se confirmó la ausencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que no envía la mejor señal para los miembros de ese esfuerzo comercial. México tampoco estuvo representado por el primer mandatario en la reunión del G-20 y su ausencia fue cubierta por el canciller Marcelo Ebrard.

+++

LO CIERTO ES que en el arbitraje que inició la CFE de Manuel Bartlett, relativo a diversos gasoductos entre ellos el Marino Sur de IEnova de Carlos Sacristán, serán los propios abogados de la dependencia quienes lleven el asunto, esto por la propia austeridad. La firma legal Curtis Mallet-Prevost de Santiago Corcuera y Antonio Prida sí tuvo que ver con la CFE pero con otro asunto relativo a otra transportadora de gas y Hogan Lovells de Juan Francisco Torres Landa también ha manejado asuntos alrededor de CFE para un tema de algunas hidroeléctricas en Chicoasén, pero nada tiene que ver con estos últimos juicios. Así nos lo corroboró la propia firma legal.

+++

HOY MARTES, UBER, la aplicación para transporte de pasajeros que comanda Federico Ranero, presentará su primer programa de recompensas para conductores, según el número de viajes realizados, la calificación e índice de cancelaciones. Se van a otorgar becas para educación media superior y superior para los socios y sus familias vía una alianza con la Universidad Tecnológica Latinoamericana en Línea (UTLL). México es el primer país fuera de EU donde se implementa este programa, y con él se espera mejorar el grado de satisfacción del cliente.

+++

LA MULTINACIONAL NEOYORKINA de bienes raíces Newmark Knight Frank (NKF), que preside aquí Giovanni D’Agostino, acaba de abrir una nueva línea de negocio para continuar su diversificación. Será para el ámbito turístico o de “hospitality”. La encabezará Juan Antonio Martínez y tendrá su base en Tijuana. Esta firma llegó a México en 2016 y a la callada ya es la tercera del mercado.


Los comentarios están cerrados.