ALBERTO AGUILAR
ALBERTO AGUILAR

Estima CAINTRA golpe a industria de 4 mil mdp por IEPS al diésel de trenes y caería exportación 1.20%

RECIÉN LE PLATICABA de los incrementos que hubo en las tarifas de ferrocarril, como resultado a algunos ajustes que realizó la SHCP de Carlos Urzúa al IEPS para el diésel.

De acuerdo con los mismos y según la resolución notificada por el SAT de Margarita Ríos-Farjat a partir del primero de mayo las concesionarias ferroviarias perdieron su derecho a deducir ese gravamen.

El problema es que dichas empresas de inmediato repercutieron a su clientela el nuevo estatus, lo que generó malestar en la industria, que es el gran cliente de los trenes.

El alza a la tarifas de reducción de descuento o de ajuste de combustible como se le conoce, se sumó como costo incremental a la ya pactada entre los ferrocarriles y los clientes y que tiene como base la distancia recorrida en cada ruta.

Los nuevos costos para la industria, que justo ahora mismo están en proceso de ejecución, se estima que se elevaron un 7% en promedio.

De ahí la disgusto de muchas empresas que ya llevaron el asunto a CONCAMIN de Francisco Cervantes con la idea de que se abran mesas de diálogo con las dos compañías de trenes existentes para que éstas también asuman una parte del impacto.

El presidente de CONCAMIN ya envío hace unos días una carta a Rocío Nahle García titular de SENER en la que se solicita se “restituya el incentivo fiscal al combustible utilizado para el transporte ferroviario”.

Y es que la acreditación del IEPS es un incentivo necesario para que los precios del diésel en México sean competitivos y se acerquen a los internacionales”.

Se hace ver que las compañías ferroviarias trasladaron a los usuarios el impacto “de la eliminación de la acreditación al IEPS” y que el sistema ferroviario “representa la columna vertebral del transporte de carga en México”.

Hasta ahora y más allá de la preocupación de la industria, aún no hay ningún cambio en los esquemas de tarifas de los trenes.

Hay rubros más afectados como el automotriz ligado a la AMIA que preside Eduardo Solís, las cementeras integradas en CANACEM que preside Mauricio Doehner, las acereras vía CANACERO de Máximo Vedoya, así como el rubro químico, panificación y otros más relacionados con la importación de granos.

En general se calcula que el ámbito más sensible a estos aumentos de las tarifas ferroviarias son las materias primas o “commodities” que significan el 53% de la carga del ferrocarril.

La CAINTRA de NL que preside Adrián Sada Cueva estima que el incremento en costos del transporte ferroviario significaría un golpe a la industria de 4 mil mdp.

Esto impactará la competitividad nacional. Con base en estimaciones del BID y CAINTRA por cada 1% de costo adicional a la tarifa ferroviaria, se generará un desincentivo a nuestras exportaciones. Se puntualiza que poco más de 3 mil 250 mdd tienen algún riesgo.

Más en específico se habla de una baja del 0.78% de las exportaciones totales, una caída de 1.20% en la de agropecuarios, 0.78% de la minería y del 0.7% en productos manufactureros, esto mientras KCSM de José Zozaya reportó en el primer trimestre ventas por 675 mdd y FERROMEX de Germán Larrea de 380 mdd.

Así que este expediente aún sin definiciones.

LA REVISIÓN DE los contratos a varios gasoductos por la CFE de Manuel Bartlett no es una buena señal para la certidumbre jurídica y además de desincentivar inversiones, también podría lastimar la ratificación del T-MEC por EU y Canadá. Particularmente con nuestro principal socio, éste podría ser un elemento a retomar por los demócratas encabezados por Nancy Pelosi. De por sí hay desconfianza en que realmente se concreten los cambios laborales aquí y se buscarán mecanismos que garanticen su cumplimiento. Pero además otro posible riesgo, ya en el terreno de ajustes a lo negociado, puede estar en el ámbito de los medicamentos biotecnológicos. Y es que hay presiones de la industria farmacéutica de EU para ampliar los plazos a las patentes de esos productos. En el camino no descarte otras novedades.

HACE UNOS DÍAS le platicaba que pronto habrá relevo en la Afore XXI Banorte, la más importante del país. Esto como consecuencia de la llegada de Zoé Robledo al timón del IMSS por Germán Martínez, quien renunció. Felipe Duarte timón de la institución financiera es muy cercano a este último, de ahí que esté por salir. En su lugar se menciona a Pablo Newman, financiero en algún momento ligado al ex subsecretario de SHCP Miguel Messmacher. La posición del director general en Afore XXI Banorte depende en exclusiva del IMSS.

AUNQUE CANACINTRA QUE preside Enoch Castellanos empuja una mayor reactivación del crédito a las Pymes por parte de NAFIN que dirige Eugenio Nájera, esta institución aún está lejos de poder responder. Sucede que en su interior aún hay reacomodos, puesto que la austeridad mermó muy en serio su estructura operativa.

SI BIEN, COMO le adelanté, el CCE que preside Carlos Salazar se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador y obtuvo la celebración de mesas de diálogo, lo cierto es que como se esperaba el ejecutivo no dará marcha atrás en la revisión de los contratos de varios gasoductos. El propio Manuel Bartlett, titular de CFE, fue categórico e informó que habrá negociaciones con los afectados cuyos convenios suscritos con el gobierno federal en el sexenio pasado podrían convertirse en letra muerta, en otro asunto altamente cuestionable.


Los comentarios están cerrados.