KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

El obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, dio una conferencia en el auditorio del Ayuntamiento de Guadalupe y dictó una serie de consejos a los servidores públicos del Municipio.

Este jueves, el alcalde Julio César Chávez Padilla y su esposa, María de Jesús Solís, presidente honorífica del Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (SMDIF), recibieron al jerarca de la Iglesia católica, con quien se reunieron en privado, junto a sus “equipos cercanos”.

El evento se realizó dentro de la visita pastoral al Decanato de Guadalupe; de acuerdo con el departamento de Comunicación Social del Municipio, fue programado a petición de Noriega Barceló, “como parte de su gira”, y el mensaje al personal se trató de una sugerencia del mismo.

Empleados de la alcaldía revelaron que Julio César Chávez ordenó a los directores de cada área que asistieran a la plática, y remitieran la instrucción “con la prudencia que consideren”; sin embargo, hubo quienes aseguraron que se amenazó a quien rechazara acudir.

En su presentación, Sigifredo Noriega enumeró siete consejos al personal del gobierno municipal, incluidos regidores de distintos institutos políticos; resaltó la necesidad de retomar valores, entre ellos la honestidad, y “como decía Santa Teresa de Calcuta: amar hasta que duela”.

Con la Iglesia

Durante las intervenciones de funcionarios, transmitidas por la Diócesis de Zacatecas a través de redes sociales, María Teresa López García, regidora del Partido Acción Nacional (PAN), agradeció al obispo por “la lucha que todos los días hace por fortalecer el núcleo de la familia y en especial el del matrimonio”.

“Decirle que no es algo que deba tratarse a título personal, finalmente debe prevalecer el respeto, pero es obligación de nosotros no solamente opinar, sino salir a defender, como ha demostrado, lo que nuestra consciencia nos dicte”, subrayó.

Carlos de Ávila, regidor de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), opinó: “el estado laico mal entendido pudiera enseñarnos la separación de la iglesia y del Estado […] así lo establecen las leyes y nuestra Constitución. [Pero] creo que hay partes en las que tenemos que trabajar juntos: el Estado con mayúscula y la Iglesia con mayúscula también”.

De igual forma, consideró que la inseguridad es una de las exigencias “que no es solamente responsabilidad del Estado”, por lo que destacó que la visita del obispo “a un edificio público, a un gobierno municipal, dice mucho y ayuda mucho”.

“Creo los valores como servidores públicos, para bien servir, para bien atender, para no mentir, no robar y no traicionar, necesitamos sustentarlos en una educación, y la mayoría de las personas tenemos una educación muy ligada con los valores religiosos y tenemos que traducirlos a nuestra vida pública, social”, recalcó el edil.

 

Por necesidad

En respuesta, Sigifredo Noriega coincidió en que México no mejorará “si es un presidente u otro”, por lo que insistió en la necesidad de establecer lazos entre instituciones.

“Estamos en el siglo 21, año 2019, las leyes son muy claras, pero hoy las necesidades están urgiendo colaboración en todo lo que pida el bien común, desde diferentes instancias. Ni yo le voy a decir aquí a Julio César cómo gobernar el complejísimo municipio de Guadalupe, en un plano institucional, quizá en el plano personal sí, pero tampoco él me va a decir cómo ser obispo. Son instancias, campos diferentes”, precisó.

Aunque reconoció que “volver en el tiempo sería quedarnos en el pasado que nos costó muchísimo y está superado”, llamó a “mirar el futuro, que lo están marcando las necesidades, no las leyes y la necesidad, lo urgente, es la seguridad”.

“Las realidades emergentes son las que mandan ahora. Nadie puede gobernar solo. Ninguna institución puede sacar su misión sola”, reiteró, y puso a disposición las 12 parroquias de la Iglesia católica que hay en la demarcación.

“Gracias, presidente Julio César. No es fácil ser presidente de Guadalupe. No es fácil ser obispo de Zacatecas. No es fácil ser líder del sindicato […] No es fácil ser la esposa del presidente municipal. Gracias por recibirnos. La iglesia siempre quiere trabajar junto, no por otro lado: servimos a la misma comunidad, desde diferentes ámbitos”, expuso.

El obispo terminó la conferencia con una bendición para el personal: “La bendición de Dios todopoderoso: Padre, Hijo, Espíritu Santo descienda sobre ustedes, todos los servidores públicos de Guadalupe, todas las familias de Guadalupe, amén”.

 


Nuestros lectores comentan

  1. Antonio Araujo Sanchez

    Si la Iglesia y el gobierno trabajaran juntos,se resolverían muchos problemas, sin menosprecio de la division de poderes y funciones.