Alberto Chiu
Alberto Chiu

Entramos formalmente a la etapa de los recesos generalizados, con muchas expectativas:  entran en receso todas las actividades escolares del calendario oficial; a partir de este pasado domingo, nuestros diputados de la LXIII Legislatura local también terminaron periodo ordinario; y aunque se supone que no hay “vacaciones largas” en los gobiernos, tenga usted por seguro que muchos de los burócratas ya habrán programado sus propios recesos para hacerlos coincidir con los de sus hijos.

En el caso de la educación, se supone que el próximo reinicio de clases del ciclo siguiente, será el 26 de agosto; para los legisladores, que entraron ya en periodo de receso a cargo de la Comisión Permanente, el retorno de su próximo periodo ordinario será el 1 de agosto. En el de los gobiernos, quedan siempre las anunciadas “guardias” en oficinas aunque muchos disfruten de vacaciones.

¿Y qué pasa durante este tiempo en el que, al menos aparentemente, medio mundo está “vacacionando”? Pues nada, o prácticamente nada nuevo. Quizás a excepción de la muy publicitada llegada de la Guardia Nacional a Zacatecas, en algunas de cuyas sedes ni siquiera se sabe dónde se van a quedar.

Y por supuesto que quedan muchos pendientes en todos los ámbitos.

Seguimos viendo conflictos derivados de las reformas educativas, broncas con profesores, la eterna batalla por conseguir dinero para pagarle a los que les deben, las luchas intrasindicales ahora aderezadas por el componente político (los que son morenofílicos contra los morenofóbicos), y el también nuevo elemento de las becas repartidas a diestra y siniestra.

Seguimos contabilizando hechos delictivos y la comisión de asesinatos en una buena parte del estado, derivados muchos de ellos de la pugna entre cárteles de la delincuencia organizada (o al menos ese es el discurso que repiten una y otra vez las autoridades), los ajustes de cuentas, los enfrentamientos con la autoridad, las ejecuciones sumarias con muestras de tortura… y la lista podría seguir con el altísimo número de secuestros, privaciones ilegales de la libertad, levantones, secuestros express, secuestros virtuales, y un larguísimo etcétera.

Seguimos esperando (y quizá no pase nada en este receso) que la justicia llegue a tocar tanto a los criminales que atentan contra la vida de otros en el territorio estatal, como que también toque a los corruptos de hoy y de ayer, a quienes saquearon y siguen saqueando la riqueza del estado.

Y con ansia anhelamos que se dé solución a los factores torales que nos tienen en el desasosiego: que haya más empleo, más productividad, más desarrollo, más educación, salud para todos…

Quizás no se resuelvan en este receso, pero es la esperanza de muchos. En El Diario NTR, las páginas editoriales también entran en receso, pero volveremos a su publicación a partir del próximo lunes 12 de agosto… o antes, si es necesario. Mientras tanto, les deseamos un feliz receso vacacional, y aquí esperamos leernos nuevamente.


Los comentarios están cerrados.