FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

EL REY REVISA SU CONTRATO (5)

Había una vez un Rey medio torpe, pero en el fondo (muy en el fondo) sentía que era buena onda. Ésta es una de tantas historias.

SEGUNDO ACTO (El Duque de Tarabilla le soba los pies al rey)

ESCENA IV

–Duque de Tarabilla: Un masajito en los pies es excelente para su sistema nervioso; si a eso le agrega un tecito de valeriana ¡uyyyy!, se va a poner al 100 patroncito.

–Rey: Esa broma de la aprobación del matrimonio diabólico, estuvo a punto de infartarme, méndigo.

–Duque de Tarabilla: Pues ¿para qué quiere correr al hijo de un buen amigo del parlamento? La neta el Marques de Piloncillo se ha portado cuate.

–Rey: Pues te dije que revisaras la lista y palomearas a los que había que correr, pero sólo con los que no había compromiso.

–Duque de Tarabilla: No era paloma, era una caca de mosca. Ya ve que en estos tiempos pululan esos insectos molestos.

–Rey. Bueno. Vete rápido al parlamento y le dices a nuestros cuates que por ningún motivo deben de aprobar el matrimonio igualitario, que ya lo platicamos el obispo y yo, y que acordamos detener esa aberración que atenta contra nuestras creencias religiosas y contra una institución sagrada como es la familia tradicional. Que si quieren sus cochinadas ahí está la puerta para que se vayan de aquí.

–Duque de Tarabilla: Patroncito, no sea mojigato y reaccionario. En todo el mundo ya se está aprobando esa unión, va a pasar a la historia como un conservador hijo de Santana.

–Rey: Pues eso me tiene sin cuidado. ¿Quieres que el obispo me regañe y me excomulgue? Dije no y es no. Y mándate a un grupo de señoras gritonas a que se ponga en el parlamento a rezar. Llévate a la señora de los pollos que es la más gritona y que ella empiece el rosario.

–Duque de Tarabilla: ¿La señora de los pollos? ¡Ay, jefecito, pero si es la más babosa del reino! Además los pollos que regala están bien gachos. La última vez les dio chorrillo a los manifestantes. Pero si usted así lo manda, así será.

(Sale el Duque de Tarabilla y entra el obispo).

–Rey: Pase usted ilustrísima. Bienvenido a su humilde palacio.

–Obispo: Hijo mío, vengo muy rápido a agradecerte todo lo que haces por proteger nuestros valores. La familia es la institución más sagrada de nuestra religión. Pero sólo el matrimonio de papá, mamá e hijos. Lo demás es diabólico.

–Rey: Oiga. Mi amigo el Patotas López y su esposa no tiene hijos. ¿No hay bronca con ellos? Porque pues así como me lo dice es matrimonio, pero no familia, porque no han procreado. No lo vaya a excomulgar por favor, es mi cuate y lo aprecio mucho.

–Obispo: No te he excomulgado a ti que tienes dos hijos fuera de matrimonio, ¿cómo lo castigaría a él? Eso es muy diferente a casarse hombre con hombre. ¿Tú lo harías?

–Rey: ¡Cruz, Cruz! Yo soy machito y temeroso de mi Dios. Oiga ¿y lo del padre Talachas? Se pasó de lanza con aquella chamaca.

–Obispo: Travesuras del cura, pero ya le llamé la atención y lo mandé un mes a retiro para que recapacite. Y ya no hablemos de esas cosas, que nosotros las resolvemos internamente. Pero esas cochinadas que quieren aprobar, ¡no tienen nombre!

–Rey: No se preocupe que en mi reino no pasará. Deme su bendición.

(Se va el Obispo y entra e Duque de Tarabilla).

–Duque de Tarabilla: Listo el asunto de las viejas gritonas y ya mandé a los parlamentarios a esconderse en el Mesón El Pederasta Fifí, para que no sean molestados por las organizaciones de cochinotes que andan alborotados. ¿Algo más jefito?

–Rey: No, ya puedes retirarte,

(Sale el Duque de Tarabilla y se reúne con su compadre el Tuercas Gómez).

Duque de Tarabilla: Aquí está la llave de la entrada posterior del Mesón. Se las vendes a los de las organizaciones gays para que vayan a darles sus zapes a esos parlamentarios conservadores. Ya sabes de lo que te den vamos mita y mita. ¡Uta, mi ahorro para el retiro va creciendo!

¡LOS DIPUTADOS DE ZACATECAS SON ZACATONES!

 


Los comentarios están cerrados.