CIUDAD DE MÉXICO.- Ricardo Rodríguez, director del Sistema de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), informó que el Gobierno analiza el estatus legal de algunas propiedades del Cártel de Sinaloa y que podrían tener el mismo destino de la mansión del empresario de origen chino Zhenli Ye Gon.

Entrevistado en Palacio Nacional, el funcionario explicó que los inmuebles y vehículos están en revisión, para determinar si se puede proceder legalmente a la extinción de dominio y subastarlos como ha ocurrido con otras propiedades.

«¿Hay bienes del Cártel de Sinaloa que estén en la mira?», se le preguntó.

«Sí tenemos algunas propiedades en Culiacán, Sinaloa. También casas, tenemos vehículos, lo que quiero ver es el estatus en el cuál se encuentran para ver si ya se pueden vender».

«¿Hay propiedades del Chapo?», se le cuestionó.

«Bueno, pertenecen, son parte de procesos judiciales y penales y están en Culiacán y estamos viendo dónde quedan».

Rodríguez informó que las subastas de bienes incautados serán cada vez más recurrentes, por lo que podría registrarse ese ejercicio cada 15 días.

El director del SAE recordó además que, con la aprobación y entrada en vigor de la nueva Ley de Extinción de Dominio, se creará de manera formal el llamado Gabinete Social, un órgano colegiado que determinará el destino de los bienes que pasen a manos del Gobierno federal.

A petición del Presidente Andrés Manuel López Obrador, adelantó, también continuarán con las «subastas especiales» para causas sociales.

En otro tema, el funcionario reconoció que el Gobierno analiza la posibilidad de realizar gestiones con la Administración capitalina para cambiar el uso de suelo a la mansión de Zhenli Ye Gon, que fue vendida a la fundación encabezada por el empresario Carlos Bremer.

Ricardo Rodríguez consideró que, sin dar molestias a los vecinos, se busca que la casona pueda ser utilizada para una fundación.

A pregunta expresa, sostuvo que al asumir el Gobierno, la casa del empresario les fue entregada completamente vacía, por lo que ya no estaban en ella ni el dinero ni vinos ni equipo o joyería.

«En la casa no nos pasaron nada, más que el bien inmueble», agregó.


Los comentarios están cerrados.