Ahora resulta que el aporte zacatecano al hundimiento de Rosario Robles no es tan fregón.


Los comentarios están cerrados.