Hacer hablar a algunos de nuestros diputados es como apelar a su subconsciente.


Los comentarios están cerrados.