ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- Madres, padres, abuelos, esposas, hermanos e hijos de personas desaparecidas en el estado se reunieron en el Jardín de las Personas Desaparecidas de Zacatecas para recordarle a la sociedad y a las autoridades que tienen una lucha diaria y una esperanza por encontrar a sus seres queridos.

La Jornada Cultural por Los Desaparecidos comenzó desde el mediodía, cuando varios colectivos como Familias Unidas en Busca de una Esperanza comenzaron a colgar las lonas con los rostros y nombre de las personas que han desaparecido en la última década en el estado.

Desde Jerez de García Salinas, Río Grande, Fresnillo de González Echeverría, Enrique Estrada, Pinos, llegaron los familiares para conmemorar el Día Internacional de las Personas Desaparecidas, con sus prendas y el recuerdo de la última vez que vieron a esa persona que hoy buscan “hasta por los cerros”, ésa fue la expresión de una de las mamás que no puede contar su historia porque le gana el llanto, la tristeza y el coraje.

Con los ojos llorosos y sollozando, la madre de Jesús Bermúdez Chávez recordó que la última vez que lo vio fue con un vecino en su natal Jerez, “nomas lo iba a acompañar a un mandado” y ya nunca lo volvió a ver.

“Al señor con quien iba si lo encontraron, pero muerto, en Fresnillo, lo habían secuestrado, pero a mi hijo no lo encontraron”, desde entonces lleva 11 años de búsqueda.

Recordó que iba dos veces por semana a Fresnillo para ver si había información de su hijo, después lo dejo de hacer y empezó a buscar por otros lados, en otros estados, sin ningún resultado con la autoridades.

La señora llevaba su lona, con el rostro y nombre de su hijo y esa fecha que lleva tatuada en la mente y el corazón: “3 de octubre de 2008”, lloraba mientras la colgaba.

Por la avenida Universidad pasaban vehículos que trataban de leer lo que dicen las fotos. Dos unidades de la Policía Ministerial disminuyen la velocidad y el copiloto toma fotos y video, uno de los asistentes cuestionó “¿y las fotos para qué?, mejor ayúdenos a buscarlos”.

El padre Alfonso Padilla ofreció una misa al aire libre en el Jardín de las Personas Desaparecidas donde ya se congregaban alrededor de cien personas, que escucharon la ceremonia con atención y fe.

Después de hacer un pase de lista simbólico, el religioso les dijo: “vayamos en paz y con esperanza para seguir buscando”, palabras que tomaron como aliento las familias.

Don José cargó con su Virgen de Guadalupe, como lo hace en cada manifestación o movilización, la trae con una foto de su hijo Sergio Orlando Beltrán, quien fue visto por última vez en el Centro Histórico de Zacatecas hace dos años.

“Nomás no lo encontramos, ni vivo ni muerto”, mencionó mientras la voz se le quebraba. Los demás asistentes también recordaron, sintieron y lloraron a sus seres queridos mientras artistas como Tortuga de Tierra y Martín Letechipia interpretaban sus canciones.

Carlos, mejor conocido como El Ojos, es otro artista que ha convivido con las familias, que se ha contagiado de ese dolor y de esa rabia y lo plasma en su obra y sus talleres, que en su mayoría son de stencil, plantillas para no olvidar las caras de los que hoy no están.

Como en cada acto de manifestación, aparecen los  burócratas que sólo dicen: “las investigaciones continúan”, palabras que no le saben a nada a las madres que buscan a sus hijos, a los hijos que buscan a sus padres, a las esposas que buscan a sus esposos, a los hermanos que buscan a otro hermano, a las abuelas que buscan a los nietos.

La exigencia de los familiares de los desaparecidos es la misma para la autoridad, quieren resultados, si no pueden las autoridades ellos mismos los buscarán como lo han hecho, yendo a otros estados, preguntando en otros lados.

La esperanza no muere para estas familias, sigue viva por una sola razón, encontrar a su ser amado, como dijo uno de los asistentes: “si está vivo para abrazarlo, si está muerto para saber donde rezarle”.


Los comentarios están cerrados.