Con el inconfundible sabor a lo mismo, pero sin gracia.


Deja un comentario