ALBERTO AGUILAR
ALBERTO AGUILAR

En CCE lo de ANTAD para candados a apoyos sociales, evitar informalidad reto y 24 mil mdp fuga en IVA

UNA DE LAS variables que refleja las dificultades que vive la economía este 2019 es la pérdida de dinamismo del consumo.

Simplemente el crecimiento real en las ventas totales de los miembros de la ANTAD, es de 3.1 por ciento hasta julio y en lo que son iguales –esto es sin tomar en cuenta aperturas– la cifra es negativa.

Además para el resto del año no se visualiza alguna recuperación. Recién BANXICO de Alejandro Díaz de León ajustó sus pronósticos para el PIB, al igual que los expertos consultados por Citibanamex que lleva Ernesto Torres Cantú en la última encuesta de la semana pasada.

En el inicio del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador se han tomado varias determinaciones que han afectado la confianza de la IP, como es la cancelación del nuevo aeropuerto de Texcoco.

Esto ha paralizado la inversión, lo que se suma al proceso de alza de precios que se arrastra desde el año pasado y que ha mermado la capacidad de gasto en los hogares.

El crédito al consumo ha perdido fuerza, con un gobierno que no tiene suficiente dinero para invertir en infraestructura.

Vaya hasta los recursos que en otros años inyectó BANXICO a la Tesorería por un concepto contable de la devaluación del peso se han acortado, lo mismo que las remesas dado el declive en la economía de EU. La reforma fiscal de Donald Trump perdió impulso.

Pero más allá del entorno, fíjese que hay un asunto que preocupa a los miembros de la ANTAD que preside Vicente Yáñez Solloa y que desde hace semanas se cabildea en el Congreso e incluso en la SHCP de Arturo Herrera.

Se trata de los mecanismos que hoy se utilizan para dispersar los diversos programas sociales que se empujan, como son el de adultos mayores, discapacitados, educación y Jóvenes Construyendo el Futuro.

Para los miembros de ANTAD, osea Soriana que lleva Ricardo Martín Bringas, Chedraui de Antonio Chedraui, La Comer de Guillermo González Nova, Liverpool de Graciano Guichard, OXXO que lleva Carlos Arenas, Office Depot a cargo de Jaime Alverde, por citar algunos, la derrama de programas sociales es ya conocida.

De hecho el propio AMLO innovó aquí en la CDMX cuando era el jefe de gobierno con el de adultos mayores. El problema es que de vales electrónicos se pasó a tarjetas de débito, lo que tiene sus bemoles al abrirse la llave para que el dinero se reoriente a la informalidad.

Lo que buscan los comerciantes es que se regrese a tarjetas electrónicas con candados como los que se tenían en la CDMX para que los adultos mayores sólo puedan adquirir alimentos.

Hoy con una tarjeta de débito se obtiene efectivo y los familiares del anciano pueden comprar alcohol, cigarrillos, consumir en un bar, etc. Esto mismo se replica para los apoyos hacia los jóvenes.

Pero además para el gobierno que tanto batalla para jalar recursos vía la hacienda pública, la falta de candados y la reorientación del efectivo a la informalidad es una fuerte fuga.

Sólo en el programa de adultos mayores que implica 100 mil mdp, se podrían recaudar 8 mil mdp en IVA y si se suma el resto que implica, 300 mil mdp, la captación se eleva a 24 mil mdp.

Además el objetivo de algunos apoyos es justo inhibir la informalidad que significa hasta un 60 por ciento del empleo y 40 por ciento de la actividad productiva.

El asunto ya lo trae el CCE de Carlos Salazar y se pretende elevar pronto al más alto nivel del gobierno federal. Veremos que sucede.

AMÉN DE LA iniciativa que trae entre manos Alfonso Ramírez Cuéllar para elevar el IEPS a licores, cigarros, bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico, misma que causó alarma en el CCE de Carlos Salazar, la que sí camina con celeridad es la de gravar a las apps de movilidad para que paguen ISR e IVA. Hoy lo no hacen. Sin embargo resulta que estas mismas compañías traen otro frente de batalla con el gobierno de la CDMX y en particular SEMOVI que lleva Andrés Lajous. Hay nuevas reglas en el tintero, y entre ellas el establecimiento de un valor mínimo del vehículo que participe en ese servicio. Se fijaría en 200 mil pesos, mismo que no gusta a UBER de Federico Ranero, DIDI a cargo de Pablo Mondragón o Cabify de Ramón Escobar. Y es que se dejarían fuera a los autos más vendidos que cumplen con las exigencias de seguridad. Ahí están el Versa y March de Nissan, y el Aveo y Beat de Chevrolet que oscilan entre 150 y 180 mil pesos. Un elemento de riesgo que se pondera es el de hacer aún más elitista ese servicio.

CADA AÑO LA Asociación de Productores de Aguacate (APEAM) que encabeza Gabriel Villaseñor reporta el avance de sus exportaciones en EU. Este año crecieron 5.3 por ciento y en 2020 llegarían a un millón 42 mil toneladas. Claro que no todo es color de rosa. En AL ya hay varios países que se aprestan a competirle a México en aguacate y por si fuera poco aquí la inseguridad no declina. Sólo en Michoacán se calcula que las extorsiones y hurtos por los grupos criminales significan unos 5 mil mdp anuales. De ese tamaño.

RESULTA QUE EL 19 de septiembre se inaugura el nuevo Palacio de Hierro en Veracruz. Será la tienda número 16 de esa departamental que dirige Juan Carlos Escribano. Ya se comenzaron a girar las invitaciones. La unidad será la octava para PH fuera de la capital. Las otras están en Querétaro, Villahermosa, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Cancún y Acapulco. El PH data de 1891 y es de Grupo BAL de Alberto Bailleres desde 1963.


Los comentarios están cerrados.