Luis Ernesto Olvera Rosas
Luis Ernesto Olvera Rosas

RITMOS MUY TARDÍOS

Han pasado 18 años con la brújula perdida por los presidentes, funcionarios y políticos en general para gobernar, les valió sorbete la calidad en la administración pública.

Vicente Fox intentó al principio de su gobierno contar con personajes con experiencia en la secretaría asignada, el famoso gabinetazo, algunos propuestos por los  famosos Headhunters, parecería que con la calidad profesional y experiencia de aquellos seleccionados por la  compañía, el gabinete funcionaría a la perfección, pero desde el inicio hubo problemas por no integrar a panistas al gobierno en puestos de suma importancia, entre ellos Javier Corral, más cuando se escuchaba  que Fox había hecho negociaciones con personajes como Amalia García y Rosario Robles que en ese tiempo eran perredistas, para incorporarlas a su gabinete. Supimos por la cúpula perredista que existieron intimidaciones hacia el todavía gobernador de Zacatecas Ricardo Monreal para que Amalia García fuera la candidata del estado.

El gabinetazo lo desintegraron a mitad de sexenio los panistas en su ambición por ocupar cargos en el gabinete y fortalecer la candidatura de Santiago Creel; vino el declive, sin experiencia en los cargos, llegó una mayoría panista entre ellos, Felipe Calderón en Energía y Alberto Cárdenas en SEMARNAT. Con Calderón los panistas ocuparon todos los espacios y se hizo más evidente el compadrazgo y el amiguismo. La catástrofe llegó con Peña Nieto, continuar el saqueo era su consigna y así fue; en su gabinete, pasando por gobernadores hasta puestos operativos tan necesarios para el funcionamiento gubernamental en atención a problemas ciudadanos, el gobernar no importaba.

Tantos  años de inoperancia gubernamental y saqueo, lo entendió la población y se organizó para defender su voluntad, el 53 por ciento del  voto fue para López Obrador, no dejó dudas para que no hubiera sospecha de trampas electorales, como ocurrió en 2006 y 2012.

Lo que vivimos en Zacatecas, sentimos la reproducción del modelo de gobernar de los presidentes panistas y el último priista, ineficiencia y corrupción en casi todos los niveles de gobierno, entendemos a López Obrador, tendría que parar su gobierno para atender a miles de casos de atraco en todos los niveles de gobierno, le creemos, por  haber conocido su honesta y social administración del gobierno de la Ciudad de México.

Cambios sustanciales se han venido dando, a pesar de ser faltas menores como el de la exsecretaria de  SEMARNAT, Josefa  González Blanco; Germán Martínez en el IMSS, que no pudo conciliar con el también renunciado exsecretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

Un área que no hemos dejado de seguir es la ambiental, para el caso de la SEMARNAT, nos sorprendió la llegada de un ambientalista de alta calidad e intransigente en políticas que dañen al medio ambiente, el Dr. Víctor Toledo Manzur.

Creemos que habrá una grata recuperación en las políticas ambientales, aquellas pérdidas que impulsó la maestra Julia Carabias, como bien lo reconoció ahora en su comparecencia ante legisladores cuando señaló:

“¿Qué ha pasado con la SEMARNAT? ¿Qué ha pasado con la política ambiental en México? Para empezar, tenemos que decir que su inicio, la Semarnap, no la Semarnat, empezó con mucho brillo, con mucha calidad académica, científica, tecnológica. Esta fase neoliberal sufrió un proceso marcado de deterioro, desde pérdida de cuadros científicos, teóricos; desde descoordinación en las principales ramas de la Secretaría y todo el conjunto de instituciones, aflojamiento de la aplicación de las leyes, especialmente con las industrias contaminantes hubo un proceso de relajación y de pasar por alto la aplicación estricta de la ley en industrias contaminantes, como ustedes saben las primeras cuencas del país”.

Como en este terreno, todo fue destruido por los neoliberales.

Liguemos este pequeño análisis de la destrucción en el país, a los comentarios de la entrevista que otorgó el gobernador  Alejandro Tello a la prensa zacatecana (Sol de Zacatecas), reconociendo: “que el gabinete no camina al mismo ritmo que él, hay algunos secretarios, subsecretarios, directores y, en términos generales, Secretarías, que van más lentas que otras, que están cicladas en lo que se estila, en lo que se hace y no buscan innovar, romper esos esquemas y que tienen que ponerse las pilas”.

Ponerse las pilas, es conocer la profundidad a la que quiere presidir un gobernador para atender la problemática social y ambiental; lo que dice el gobernador, muy tarde a tres años de su mandato.


Nuestros lectores comentan