LEÓN GUERRA/NTRZACATECAS.COM
LEÓN GUERRA/NTRZACATECAS.COM

CONCEPCIÓN DEL ORO. Un joven de 17 años torturó hasta la muerte a su pareja, una adolescente de 15 con ocho meses de embarazo. El brutal feminicidio sumó dos víctimas: ella y su hijo, a quien los médicos no pudieron salvarle la vida.

El horror se registró la tarde del 15 de septiembre, dentro de un domicilio de Concepción del Oro donde la menor vivía junto con su novio, de quien esperaba un hijo y que ahora es sospechoso de haberla golpeado hasta asesinarla.

El domingo, la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) recibió el reporte de que la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de aquel municipio había recibido el cadáver de una mujer, que presentaba graves heridas.

El novio de la adolescente, también menor de edad, y la madre de éste fueron quienes llevaron a la víctima “a recibir atención médica”, pero el cuerpo, “en avanzado estado de gravidez”, ya no tenía signos vitales.

Ambos dijeron al personal de salud que la pareja había discutido; ante las circunstancias y al notar “diversas lesiones” en el cadáver, los médicos notificaron a la FGJE. Tras la necropsia, el personal forense determinó que la causa de muerte había sido “asfixia por estrangulación”.

Se supo que se intentó hacer hasta lo imposible para salvar al bebé que estaba a punto de nacer, pero no se logró.

La Fiscalía confirmó que el caso se investiga como feminicidio. Debido al contexto y los indicios del asesinato, la pareja de la víctima fue detenida y puesta a disposición del juez de control durante los primeros minutos de este martes; más tarde se decretó legal detención.

“Se espera que en las próximas horas, el órgano jurisdiccional especializado en justicia penal para adolescentes determine la situación jurídica del menor”, precisó la FGJE en un comunicado de prensa este martes, dos días después de ocurridos los hechos.

Por otra parte, la Fiscalía General de Justicia en Coahuila anunció que también tomó parte en la investigación, pues la menor asesinada era originaria de Saltillo, capital de aquel estado.

En información no confirmada por la FGJE de Zacatecas, medios de comunicación de Saltillo difundieron que la víctima se llamaba Claudia Iveth.

Del presunto feminicida detallaron que se llama Jonathan, que estaba “intoxicado” y que su madre, nombrada Mónica, fue quien lo ayudó a trasladar el cadáver de la menor en un taxi, desde donde supuestamente ocurrieron los hechos, en el barrio El Grasero, hasta la clínica.

Otros de los detalles que circularon en aquella entidad fueron que el joven y su mamá dijeron que la adolescente se había resbalado y caído, quedando inconsciente en el piso, además de que el cadáver tenía la cara cubierta y el pelo húmedo, “como si se encontrara recién bañado”.

Los medios reportaron que al parecer la menor llevaba varias horas sin vida cuando llegó al IMSS y afirmaron que “presentaba traumatismo craneoencefálico severo” y múltiples golpes “no recientes”. Agregaron que familiares de la víctima la sepultaron en Saltillo y que denunciaron un doble feminicidio, pues al parecer era niña la hija de la adolescente.

El alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas, lamentó los hechos, ofreció apoyo a la familia y exigió a las autoridades de Zacatecas actuar para darles justicia.

La Fiscalía confirmó que el caso se investiga como feminicidio. Debido al contexto y los indicios del asesinato, la pareja de la víctima fue detenida y puesta a disposición del juez de control durante los primeros minutos de este martes; más tarde se decretó legal detención.


Nuestros lectores comentan

  1. Hoy en día las mujeres permiten eso apesar de las sircunstancias que presentan, nosotras como mujeres nos debemos dar a respetar tratar de no dejar que nos pongan una mano encima y si es así pues acudir a ayuda física y psicológica y pues esperemos se Aga justicia!

  2. Que también la madre sea detenida como cómplice, y luego no salgan con que «estaba mal integrado el expediente, y sale libre por falta de pruebas».

  3. María de Jesús Fernández Guerrero

    Por muy menor de edad este chamaco merece cadena perpetua porque asesinó aparte de la joven madre a una inocente que no pidió que la engendraran