QUÉ PORQUERÍA…

¿Se acuerdan de aquella cochina broma estudiantil, cuando alguien llenaba con porquería un calcetín y luego le daba vuelo para bañar a los demás? Pues haga de cuenta que eso hizo Benjamín Medrano ayer, en una hora y media de conferencia de prensa que usó, básicamente, para embarrar a medio pueblo con mier… inmundicia. ¡Fuchi, guácala!

Le echó la culpa a Federico Borrego, que porque los desfalcos de la feria anterior lo “llevaron” a otras irregularidades ahora. Y como no le gusta revolcarse en el fango él solito, Medrano involucró también a Jorge Miranda, Yadira Galván, Juan Enríquez Suárez del Real… ¡y al góber Tello! además de instituciones como el DIF, el Congreso y el Patronato de la Feria. Y todo, nomás para salvar del lodo a Marisol Gamboa, la reconocida #LadyCharcos. Qué ironías…

QUÉ ORGULLO…

Ahora que, así como el Chavo del 8, o sea, “sin querer, queriendo”, el propio Benjamín Medrano reveló en esa conferencia de prensa lo que él considera “las verdaderas razones” por las que supone que el diputado morenazo Omar Carrera se le fue encima con las acusaciones que hizo antier. O bueno, una razón: por ardido.

Palabras más, palabras menos, quiso dar a entender que a Omar estaba dolido por su destitución como contralor, cuando Benjamín fue alcalde en Fresnillo. Y defendió sus decisiones, diciendo que él era orgullosamente del PRI. Lo que no dijo, fue que antes también fue orgullosamente del PRD… y orgullosamente fue del PT… y orgullosamente fue monrealista, por así convenir a sus propios intereses, aunque no aparezca en ningún contrato.

TRANSPARÉNTENSE

Muy clarito, con peritas y manzanitas, los miembros del pleno del Instituto Zacatecano de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (o sea, el IZAI), les mandaron un mensaje a los integrantes del Sistema Estatal Anticorrupción. Básicamente les dijeron que en el dar está el exigir. O que para tener la lengua larga, hay que tener la cola corta.

Vamos, pues, les mandaron decir que, así como ellos se ponen a reclamar que si el IZAI no hace tal o cual cosa, o que si quieren denunciar tal o cual cosa en cuanto a transparencia, lo primero que tienen que hacer ¡es transparentarse ellos primero, sus reuniones, sus acciones, sus programas, hasta sus emolumentos! Ah, sí, porque bien que les pagan, cuando en otras partes los ciudadanos que participan estos organismos lo hacen de modo honorífico…

OBSERVADOS

¿Y como qué cosa andarían tan urgidos de pedir los del sistema anticorrupción, como para que se les olvidase transparentarse ellos, se preguntará usted? Aaah, pues resulta que los integrantes del Comité de Participación Ciudadana en el Sistema Estatal y Nacional Anticorrupción andan, según ellos, muy estrictos y observantes, y traen entre ceja y oreja… ¡a Raúl Brito!

Pues sí, el meollo del asunto radica –dicen ellos– en que ya existe una denuncia formal y un expediente abierto y un proceso en curso, por la “irregular designación” de Brito Berúmen como Auditor Superior del Estado recientemente, y señalan que no hubo equidad, y que no se respetaron acuerdos, y que violaron la convocatoria, y quién sabe cuántas cosas más. Y si se dicen tan observantes de todo… ¿luego por qué no se transparentan?


Los comentarios están cerrados.