Alberto Chiu
Alberto Chiu

Ayer se dio a conocer que nuestra entidad, el estado completo, ha sido seleccionada por el Bureau Internacional de Capitales Culturales, como “Capital Americana de la Cultura” para el año 2021, luego de que el próximo año ejerza su capitalidad la ciudad de Punta Arenas, en Chile. Sin duda, son noticias que representan buenas expectativas (hablando turística y económicamente) para la entidad, y que nos darán la oportunidad de prepararnos durante lo que resta de este año y todo el que viene, para su desarrollo.

Bueno, pero ¿qué implica el nombramiento? Por un lado, que el estado reciba una gran promoción internacional, principalmente a través de canales televisivos como Antena 3 Internacional, que hace la punta de la difusión en Europa, y Discovery Channel, principal difusor de Discovery Networks Latin America/US para todo el continente, en habla hispana. Es decir, que tendremos durante 2021 difusión mundial sobre nuestro estado.

Significa también que se promoverán principalmente los atractivos que, con antelación, ya se han presentado al Bureau para fomentar que vengan los visitantes a admirarlos; en el caso nuestro, se presentaron básicamente los “7 Tesoros del Patrimonio Cultural del Estado de Zacatecas”, que incluyen la Catedral Basílica, las tradicionales Callejoneadas, el Cerro de la Bufa, la Iluminación Escénica del Centro Histórico, el Santuario de Plateros, la Zona Arqueológica de La Quemada, y el Museo Pedro Coronel.

Aunque se propuso el estado completo para la capitalidad, en realidad sólo dos de estos atractivos están fuera de la ciudad capital. Ahí el primer reto: atraer a los visitantes no sólo a la ciudad capital del estado, sino a sus muchos otros atractivos en otros municipios de la entidad.

Según la información del Bureau, nuestro estado fue elegido por tres razones: “por la calidad del proyecto de candidatura; por el consenso institucional en torno a la candidatura; y por querer hacer de la Capitalidad Cultural un proyecto de suma, cohesión e inclusión social a la vez que un instrumento de desarrollo económico.”

Y en esta última parte es donde me parece que estará el principal reto para el gobierno que, huelga decirlo, en 2021 tendrá que enfrentar al mismo tiempo la culminación de un proceso electoral y el traspaso de poderes a la siguiente administración. Es decir, que la promoción turística nos agarrará en plena efervescencia de campañas políticas, elección, procesos postelectorales y entrega-recepción de administraciones. Vaya combinación.

Así que la promoción de Zacatecas como Capital Cultural, como proyecto de “suma, cohesión e inclusión social”, tendrá que darse al mismo tiempo en que –como sucede generalmente– las campañas electorales tiendan más bien a todo lo contrario: a separar, polarizar y distanciar a los grupos sociales. Reto mayúsculo.

Y al mismo tiempo, se pretende que el nombramiento sea un instrumento de desarrollo económico, cuando justamente en ese momento habrá toda clase de promesas de dicho desarrollo por parte de todos los candidatos contendientes, como banderas de lucha política.

Yo sólo espero que semejante nombramiento, que es de por sí un gran honor y una oportunidad de crecimiento, no se encochine ni se pudra ni se eche a perder… por la política electoral. Que la boca se me haga chicharrón.


Los comentarios están cerrados.