STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

La exposición El cordón umbilical retiniano, organizada por el Instituto Zacatecano de Cultura, y curada por Willy Kautz y Eric Nava, se presenta en el Ex templo de San Agustín en la ciudad de Zacatecas del 24 de agosto al 3 de noviembre del presente año. En su primera edición se organizó en torno a cuatro temáticas, que fueron: Concretismo lírico, Pictoconstrucciones, Ontologías pictóricas y Notas al pie. Su segunda edición tiene como sede la capital de nuestro estado, se seleccionaron 46 obras de la colección del Espacio de Arte Contemporáneo (ESPAC) así como de artistas locales, en donde destacan Francisco Goitia, Alejandro Nava, Uriel Márquez, Enrique Barajas Pro y Patricia Dunn. Esta muestra es una reflexión sobre lo pictórico en las prácticas artísticas contemporáneas, desde los años noventa hasta la época actual.

Concretismo lírico

Las obras relacionadas con este núcleo comparten la idea de paisaje con elementos geométricos y abstractos propios de la pintura cosntructivista y -en particular la pintura concreta (de ahí el nombre)– con la gestualidad lírica. La obra de Sofía Táboas “Extensión al piso amarillo” comparte estos elementos proponiendo una instalación que replantea lo pictórico y lo paisajístico con una pieza que se despliega en el espacio, lo hace con materiales comunes, replica retículas y formas del paisaje urbano en un entramado de telas y con ello cambia su condición de objeto. Su instalación es transitable (la podemos rodear) y a veces un obstáculo para el espectador distraído, pero sin lugar a dudas responde bien a las intenciones de la exposición, donde se expande lo pictórico más allá de la pintura misma. En este mismo sentido, “Hidromiel” de Berta Kolteniuk abraza la idea de la expansión –literal- de la pintura fuera de los bordes del cuadro, nos lleva a transgredir el límite de una manera muy sutil,  siguiendo el ritmo de sus trazos.

 

Pictoconstrucciones

Este núcleo expositivo abarca obras pictóricas que utilizan el fragmento y la combinación de ellos como parte de sus procedimientos y como una herramienta de investigación sobre la pintura; varias piezas están atravesadas por la idea del collage, la superposición de planos y los ensamblajes; aparece también el usos diverso de materiales de la vida cotidiana o industriales con los que los artistas experimentan. Entre las obras que destaco por su radicalidad está “Poema Sintético (después será el sonido)” de Iván Krassoievitch, una instalación que se desplaza del muro hacia el piso, utilizando materiales de origen industrial que paradójicamente parecen elementos orgánicos ( cabello sintético, rollos de alfombra extendidas como piel, tubos y piedras que remiten a la dureza de los huesos, etc.), el nombre de la pieza aporta un importante punto de lectura, ya que al hacer referencia al sonido podríamos pensar que las tiras de alfombra componen un pentagrama  y los objetos colocados sobre ellas remiten también a las notas musicales.

 

Ontologías pictóricas

Las obras que refieren a este apartado están relacionadas con la pintura realista que en los últimos años ha tenido un auge a nivel mundial, o quizá ese interés por la pintura que se enmarca como una ventana desde la cual podemos mirar el mundo nunca se ha ido; así lo demuestra su presencia cada vez más visible en ferias de arte y en el gusto del público. Sin embargo, las propuestas que aluden a este tema distan mucho de ser propuestas tradicionales, tal es el caso del zacatecano Uriel Márquez con “Sobreponer un error” que aprovechado su calidad técnica nos plantea una reflexión sobre la pintura y lo fotográfico con un trampantojo. Alberto Ibáñez Cerda pone en predicamento la noción antigua y aún popular de que la pintura representa la naturaleza o lo real; con “Principio de incertidumbre”, un paisaje de un bosque con un OVNI sobrevolando, desestima la neutralidad de la representación visual, el artista combina motivos tradicionales de la pintura con imágenes que provienen del cine o de la red creando un nuevo discurso visual influido no solo por las nuevas imágenes mediáticas sino utilizando el copy paste como parte de su proceso creativo.

 

Los artistas locales.

Admito que, de entre los artistas locales convocados para la exposición, me entusiasma la presencia de Patricia Dun, pues echo de menos más presencia de mujeres artistas en esta muestra, seguro hay en la colección del ESPAC y entre la comunidad artística local más representantes que por su trayectoria y calidad pudieron formar parte de ella; así que celebro la presencia de Dunn, artista afincada en Zacatecas desde hace muchos años. En su obra se encuentran varios recursos pictóricos que hace fluir fácilmente hacia el textil, su capacidad de síntesis del paisaje, su poética, incluso su “aura” son, de algún modo, una síntesis de los valores estéticos de la pintura que siguen vigentes.

 

Vale mucho la pena internarse en la exposición “El cordón umbilical retiniano”. Nos presenta una oportunidad para repensar la pintura y el arte, y desde mi punto de vista es una de las propuestas más interesantes que se han presentado en la ciudad este año.

 

Alba Citlali Córdova Rojas / Doctora en Investigación Artística

por la Universidad de Sevilla.


Los comentarios están cerrados.